Suspenden la lectura del veredicto en el caso de la mujer detenida por besar a su esposa

La fiscal pidió dos años por "resistencia a la autoridad". Por su parte, la jueza Marta Yungaro interrumpió la lectura de la sentencia por la manifestación que se había convocado en las afueras de tribunales en apoyo de la joven, Mariana Gómez. 

(Foto: Mariano Martino)
25 de Junio de 2019

El martes se realizaron los alegatos  finales en el caso de Mariana Gómez, la joven detenida en la estación de Constitución por estar besándose con su esposa.

La Fiscalía solicitó dos años de prisión y si bien la sentencia debía conocerse el martes, la jueza Marta Yungaro pospuso el veredicto para el próximo viernes porque en las afueras "había mucho ruido". Así la jueza se refirió a la manifestación convocada a las afueras de tribunales bajo la consigna de "Todo beso es político" por diversas agrupaciones y organizaciones sociales.

El 2 de octubre de 2017 las jóvenes estaban en la estación de Constitución besándose con su esposa y fumando en un lugar que no estaba permitido. En una situación de extrema violencia,  agentes de la policía quisieron detenerla y las jóvenes trataron de defenderse. Se inició entonces, una causa por resistencia a la autoridad y lesiones graves contra Gómez.



...
(Foto: Mariano Martino)


La primera audiencia se realizó el 5 de junio en el despacho de la jueza de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de Capital Federal donde estuvo la acusada junto a su esposa (Rocía Girat) quien declaró como testigo. También fueron parte los dos polícías que iniciaron la acusación junto a un empleado de Metrovías.

Durante las audiencias, uno de los agentes afirmó que detuvo a Mariana porque fue agredido por ella. Sin embargo, Gomez dijo que el policía la trataba como si fuera un hombre y que ella le aclaró que era mujer y el policía le puso las manos "en las tetas" para no dejarla ir. La acusada también afirmó que el cigarrillo que estaba fumando -en un lugar donde no está permitido, y donde otros pasajeros también estaban fumando- no fue el problema. "Nos habían visto besándonos y no gustó", afirma la joven, que desde un primer momento planteó públicamente que se trató de un caso de lesbofobia.

La justicia, en primera instancia, entendió que el accionar de la Policía había sido legítimo y que intervino ante la violación, por parte de la joven, de la prohibición. El procesamiento por desacato fue confirmado por esa Cámara en marzo del año pasado. Ahora la jueza debe definir si ratifica el proceso policial o si absuelve a la acusada.

La lectura del veredicto será este viernes y coincidirá con el día del orgullo gay.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N