Tonny Sanabria, dueño del grito invisible que le dio aire a la Argentina

El jugador paraguayo de 21 años hizo el gol con el que su selección le ganó a Colombia.
7 de Octubre de 2017

Hay un gol que la Argentina pudo gritar. No fue propio porque la Selección subsiste con lo ajeno. Lo marcó Antonio Sanabria a más de 7500 kilómetros de La Bombonera. Fue agónico: llegó cuando los jugadores argentinos caminaban cabizbajos hacia el túnel. En el descuento en Barranquilla, Paraguay ganó 2-1 ante Colombia y le tiró un salvavidas a la Argentina. Fue vital para que el equipo -todavía sin victorias bajo la comandancia de Jorge Sampaoli- pueda depender de sí misma en Quito, ante Ecuador por la última fecha de las infartantes Eliminatorias. Si la Selección se clasifica al Mundial 2018, le deberá parte de su lugar a Sanabria, desconocido delantero de 21 años que reúne puntos de contacto con Lionel Messi: lo describen como introvertido, se fue de su ciudad -San Lorenzo, a 15 kilómetros de Asunción- a los 13 años para mudarse a la costa mediterránea de Catalunya donde se formó en La Masía, la escuela de Barcelona. 

En 2013, Sanabria se convirtió en el segundo futbolista más joven en debutar en Paraguay. Tenía 17 años, la misma edad con la que Messi jugó por primera vez con la camiseta de la Selección. El estreno de Sanabria fue una isla: desde ese 3 a 3 ante Alemania hasta hoy acumula apenas 8 partidos en Paraguay. Su último antecedente databa del 11 de junio del año pasado, en la Copa América. Volvió para la última doble fecha de las Eliminatorias. Volvió para anotar su primer gol con la Albirroja en el segundo minuto adicionado. El grito en Barranquilla retumbó en la Argentina y revolucionó al pueblo paraguayo que festejó en las calles por la madrugada. 

"Antes del triunfo había muy pocos entradas vendidas para el partido contra Venezuela. Ahora casi no quedan", cuenta Oscar López, periodista del diario Hoy de Paraguay. "Fue convocado a última hora porque anteriormente no mostró demasiado", agrega López sobre Sanabria, héroe inesperado del equipo dirigido por Chiqui Arce, aún vigente en la pelea por una de las 32 plazas de Rusia 2018. La citación se la había ganado por otro gol sobre la hora: a los 94 minutos, de cabeza, le había dado la victoria por 1 a 0 al Betis frente a Real Madrid, en el Santiago Bernabéu. Y se le abrió el arco después de la temporada 16/17 marcada por las lesiones. Anotó en fila ante a Levante (dos), Real Sociedad y Colombia, seguidilla por la que Roma -dueña del 50% del pase- evalúa recomprarlo por 11 millones de euros al final de la temporada. 

Sanabria está nominado como mejor jugador de septiembre en La Liga de España. Messi también integra la terna. Que sumen coincidencias en Rusia depende de una milagrosa combinación de resultados. Acaso de otro héroe inesperado. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS