Trump sigue arriba del ring: los senadores demócratas no lograron condenarlo

En el juicio político por "incitación a la insurrección", el oficialismo no obtuvo los 67 votos necesarios para sancionarlo y que no pueda volver a candidatearse. 
(Foto: Brendan Smialowski / AFP)
14 de febrero de 2021

Con la sensación de que los demócratas se metieron en una trampa de la que no sabían cómo salir, el expresidente Donald Trump resultó absuelto en el segundo juicio político en su contra. Luego de una jornada de idas y vueltas, en la que primero se decidió, por 55 a 45, llamar a nuevos testigos y demorar la definición sobre el proceso, finalmente un nuevo acuerdo abrió las puertas al debate final sobre el futuro de Trump. De lo que en realidad se trata, si fuera declarado culpable de “incitación a la insurrección” a raíz del ataque al Congreso del 6 de enero, es de si podría presentarse como candidato nuevamente. En este segundo intento, los demócratas consiguieron el apoyo  de sólo 7 republicanos, cuando necesitaban un total de 67 votos favorables al juicio político, 50 propios y 17 de la oposición.

Las perspectivas en favor del oficialismo -que intenta sacar del medio al trumpismo residual-fueron bajando desde los 10 votos de senadores republicanos por el juicio político a la decisión de posponer la votación llamando a nuevos testigos, que salió con apenas cinco. Con la ayuda de una senadora republicana lograron patear hacia adelante lo que aparecía como una derrota legislativa del flamante gobierno de Joe Biden.

La defensa del expresidente maniobró con inteligencia para sacar el debate por la responsabilidad de Trump en los incidentes que costaron la vida de 5 personas. “Es un acto injusto e inconstitucional de venganza política”, argumentó Michael van der Veen ante los senadores el viernes. "Como cada una de las otras cazas de brujas que la izquierda ha emprendido en los últimos cuatro años, este juicio político está completamente separado de los hechos, las pruebas y el interés del pueblo estadounidense, por lo que el Senado debería votar rápida y decididamente para rechazarlo", agregó.

Luego, mostraron un video destinado a probar la doble vara con que juzgan al polémico expresidente para responder a los demócratas, que habían presentado extractos del mensaje de Trump a sus partidarios el día de Reyes, cuando reclamó a sus seguidores que “lucharan como el demonio”. Con esa misma plataforma electrónica expusieron la palabra “lucha” (fight) usada repetidamente en la campaña de Biden, la de la vicepresidenta Kamala Harris y las de varios de los popes demócratas.

"Está bien, no hicieron nada malo. Es una palabra que la gente usa", señaló David Schoen, otro de los abogados de Trump, “pero, por favor, paren con la hipocresía”.

Ayer, los fiscales acusadores trataron de llamar a nuevos testigos -entre ellos la senadora republicana Jaime Herrera Beutler- y posponer una resolución final. Pero los porotos no alcanzaban y proseguir hubiera significado más desgaste para la nueva administración.

Casi al cierre de esta edición, Trump logró zafar en el segundo juicio político en su contra. El resultado final fue 57 a 43. Mucho como para enlodarlo pero insuficiente como para sacarlo de la cancha.   «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual