Un jurado externo para el Nobel de Literatura

Luego del escándalo en la Academia Sueca  por abuso sexual y corrupción, nuevas incorporaciones al comité de selección permitirán volver a entregar el galardón en 2020.

20 de Noviembre de 2018

Desde hace un año, la Academia Sueca atraviesa una crisis que es, sin duda, la más aguda de su historia. Los elementos de esta crisis son la filtración de información clasificada,  la acusación de corrupción a uno de los miembros del jurado de elección del Nobel de Literatura, Katerina Frostenson y a su marido, el fotógrafo y dramaturgo francés Jean-Claude Arnault, de gran influencia en el mundo intelectual, a quien 18 mujeres acusaron de acoso sexual. Hasta el momento fue juzgado por uno de esos abusos y condenado a dos años de cárcel, por lo que está en prisión, aunque hace pocos días apeló la sentencia, ya que se declara inocente con el argumento de que no existió tal violación porque la relación fue consentida por la denunciante. El sería también el responsable de la filtración de la información de que Bob Dylan recibiría el premio de la Academia Sueca.

Como consecuencia de estos hechos, en 2018, por primera vez en 70 años, no se otorgó el Nobel de Literatura y, según parece, no volverá a ser entregado hasta 2020.

La magnitud del escándalo hizo que interviniera el rey de Suecia quien solicitó que los miembros del jurado estén a la altura de las circunstancias al emitir su voto sobre el próximo Premio Nobel de Literatura. Además, aseguró que estaría dispuesto a que sea cambiada la cláusula de la carta orgánica de la Academia que dice que sus miembros deben seguir en el cargo hasta la muerte.

Las palabras del rey fueron atendidas. Según se anunció, por primera vez se recurrirá a un jurado externo que será quien entregue tres galardones en 2020 (el faltante de 2018, el de 1019 y del 2020). Anders Olsson, el secretario interino de la academia, aseguró que la incorporación de un jurado externo es una solución para la falta de credibilidad en que cayó la institución a partir del escándalo desatado.

Además de los académicos Per Wästberg, Horace Engdahl, Kristina Lugn, AndersOlsson y JesperSvenbro, se incorporan también los escritores KristofferLeandoer y Gun-BrittSundström y los tres críticos literarios Mikaela Blomqvist, Henrik Petersen y Rebecka AhlbergKärde.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N