Un paso adelante de sus padres: las hijas de los senadores que militan por el aborto legal, seguro y gratuito

Ganan la discusión en sus casas con argumentos fuertes y claros. A pesar de los insultos, escriben en las redes y ponen el cuerpo para sumarse a la lucha verde.

1 de Agosto de 2018

Hace unas semanas el hijo de Gabriela Michetti se diferenció de su mamá y dijo públicamente que está a favor de la legalización del aborto. “Me gustaría reservarme lo que pienso para el ámbito privado”, dijo el músico Lautaro Cura.

Durante la jornada de debate en Diputados, varios de ellos contaron que habían apelado al ámbito doméstico para pensar qué postura tomar al respecto y más aún para decidir su voto. En el caso de senadores, son varios los que ya dijeron que están en contra o se muestran reticentes a aprobar la media sanción mientras sus hijas militan por la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

El domingo Florencia Kirchner habló sobre la maternidad y la postura sobre la legalización del aborto: “No endioso la maternidad. Me considero una militante feminista desde que entendí que aquello en lo que sentía que no encajaba eran lógicas patriarcales”, señaló. Y dijo que no había influido del todo en la opinión de su  mamá, Cristina Fernández de Kirchner. “Muchos de los temas que se debaten alrededor del aborto, desde la salud pública hasta la posibilidad de elegir, se hablaban en la mesa de mi casa a raíz de mi feminismo. Así que tiene que ver con todo el proceso general. Creo que la discusión del aborto es una batalla ganada, pase lo que pase en el Congreso”. Su hermano, Máximo dio su voto positivo para obtener la media sanción en Diputados. 

Por su parte, Sara Alperovich, le dijo a Tiempo Argentino, “todos los que estamos a favor de la despenalización también estamos a favor de la vida. Está bueno que la gente no tenga el claro, creo que es algo necesario porque nos tenemos que basar en la realidad y sobre todo como Estado. Sabemos que hay chicas que están muriendo por los abortos clandestinos. Hoy la discusión no es aborto sí o aborto no, es aborto clandestino o legal. Y yo quiero que sea legal, seguro y gratuito para que no se mueran más mujeres”, dice Sara, quien está al frente de la Dirección de Juventud de la provincia de Tucumán. “Lo más doloroso es que las mujeres se mueren en silencio, porque nadie dice que va a abortar, todas lo hacen con muchísimo miedo y muchísimas presiones. Llegan solitas al hospital y se mueren con una gran septicemia y se mueren solas. Creo que es lo más grave de todo”, afirma.

También cuenta que es un tema que se habla mucho en su casa quienes, además de los cargos políticos también están en contacto con la gente por sus respectivos trabajas en lo social. “Ojalá pueda salir porque hablamos de ampliar los derechos de las mujeres. Es una oportunidad única para que los senadores”,explica.

Tucumán tuvo varias marchas en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo organizadas por agrupaciones “pro vida”, quienes tuvieron actitudes agresivas para quienes militan por el aborto legal, seguro y gratuito. “La sociedad hoy no admite pensar distinto. Si pensás distinto sos lo peor del mundo. Yo publiqué en mi Facebook ‘Aborto clandestino o legal’, y como estoy embarazada de mellizos, la gente del sector ‘pro vida’ me trató de asesina y hasta me desearon cosas horribles para mis hijos. No entiendo de donde pro vida, pareciera que estamos en la época de la inquisición que te señalan con el dedo. Creo que como sociedad también eso hay que charlarlo”, expresó.

También manifestó su preocupación acerca de la ley de educación sexual integral. “Ahora todos dicen que les preocupa pero cuando salió la ley no la querían enseñarla en las escuelas ni en los colegios religiosos. Diría que nos saquemos un poco la hipocresía, hoy la situación es esta, queremos que nuestras mujeres se dejen de morir por eso. “Lo ideal es que se deje de hablar del aborto, que no lleguemos a eso, pero antes hay que educar. Creo que hay que dejar de hablar de tanto de la iglesia y empezar a hablar con la realidad”, dijo.

En lo que respecta a Educación Sexual Integral, Alperovich coincide con la catamarqueña Petu Castillo. “Pensar en el aborto como acción y como práctica me cuesta, lo veo como una tragedia, voy a seguir militando por la ESI pase lo que pase, es la única herramienta real de liberación personal y sexual que los argentinos tenemos, sobre todo los jóvenes como derecho. Estoy segura además que es la única manera de poder evitar abortos, sacándolos de la clandestinidad. Aquellos que creen en el derecho a decidir de la mujer y quienes creen en el derecho del feto a nacer deberían coincidir en que mientras estas prácticas siguen en la clandestinidad no tenemos individuos a quien acompañar en la decisión. Es seguir mirando para otro lado”.

En Catamarca, Petu Castillo, es una militante muy comprometida con el movimiento feminista y en especial con el aborto. Su papá, el senador nacional Oscar Castillo, anunció que acompañaría la ley.

“Estoy a favor por muchos y diferentes motivos. Principalmente considero que es un paso más para deconstruir el machismo, el patriarcado, la heteronorma naturalizada en nuestra sociedad. Que entiendo somete tanto a varones como a mujeres, tal vez un paso más lejos de lo arcaico concebir a la mujer como un mero instrumento de la reproducción humana y más cerca de comprender que la maternidad debe ser si es deseada” dijo a Tiempo. “Más allá de las cifras que no sabemos con exactitud mientras siga siendo clandestino, tiene el peso de ser una problemática de la salud pública. Todos lo sabemos, todos sabemos que existe, conocemos a alguien que sobrevivió y conocemos a otra que no”, expresó.

Petu contó también que mientras fue parte del programa Hablemos de todo, accedió a cifras que le resultaron dolorosas: el mayor porcentual de personas que no terminan su educación son mujeres madres. Así también las personas desempleadas. “Hay que enfrentarse a que uno de los problemas más fuertes es el del embarazo adolescente no intencionado”, especifica. “Considero que esta ley es un paso para que cada mujer pueda elegir un presente y un futuro distinto”.

Afirma que el debate que se abrió en torno al aborto, no tiene vuelta. “Tiene que ser ley, va a ser hoy, mañana el año que viene. No sé cuándo, pero va a ser ley. Pero lo más importante es que como sociedad ya ganamos, ya sacamos esta problemática del tabú, ya podemos hablar de un montón de cosas que antes no se hablaba. Sobre todo los extractos más conservadores de esta sociedad, teniendo el aborto en frente decidieron decir sí, después de 12 años a la educación sexual integral. Espero que ese compromiso siga firme pase lo que pase el año que viene.”

De esa misma provincia, Federica Mera Colombo (hija del senador Dalmacio Mera) apoya la ley con un discurso feminista y de clase. “Voy a aportar como sea para que esta ley se aprueba, ojalá caigan los prejuicios”, dijo la joven a Tiempo. En junio, antes de la media sanción publicó una carta en su página de Facebook. “Ya vimos el video del morboso, ya escuchamos el discurso de la Iglesia, ya nos bancamos al familiar sin empatía, ya cometimos el error de votar legisladorxs inmaduros y lo mismo vamos a seguir abortando y van a ver pañuelos verdes todos los días en todos los rincones. Y si esa ley que costó tanto no sale, no vamos a volver a votar legisladorxs inmaduros que dicen ser provida y no lo son, son pro aborto clandestino, son pro muerte de mujeres que no quieren llevar un embarazo a término, porque la ley, a pesar de que ya deberían saberlo no inventa el aborto, le da un marco jurídico; vamos a hacer que las cámaras se renueven como lo va a ir haciendo la sociedad y así es como toda ella va a ir evolucionando, pero no crean que va a pasar dentro de 30 años, eso se va a ver reflejado en las próximas elecciones, en esas pibas que se están hermanando y que van a empezar a elegir y todxs los que no negamos la realidad y así, con los ojos bien abiertos vamos a ir a votar”.

Por su parte, Bettina Romero, hija del senador Luis Romero, más de una vez ha dado a conocer públicamente su postura a favor de la despenalización del aborto. Consultada por Tiempo Argentino, dijo que prefería no manifestar su opinión en este momento.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS