Una labor invisibilizada

(Foto: Soledad Quiroga)
Por Deolinda Carrizo - Mocase Vía Campesina
7 de Octubre de 2018

Días atrás, Mayté María José de 12 años y Mónica de 50 años fueron detenidas por usurpación de su propia tierra en la Comunidad Indígena Vilela El Tunal en Santiago del Estero.

Hechos como estos suceden a diario contra las comunidades rurales, afectando especialmente a las mujeres campesinas indígenas que viven y producen los territorios, ya que al avance del agronegocio como estrategia del capital para avasallar y dominar los bienes naturales con los terratenientes aliados y subordinados a los intereses de empresas transnacionales, lo ampara una justicia patriarcal, elitista, colonizada, que avala el modelo del agronegocio en el campo, que profundiza aún más las desigualdades sociales y la violencia hacia las mujeres en todas sus dimensiones.

El rol de la mujer campesina indígena en la producción agroecológica, sus conocimientos de la biodiversidad y su protagonismo en las luchas en defensa de los territorios, han sido invisibilizados históricamente en todos los ámbitos y queremos colectivamente cambiar esta situación. Por eso las mujeres campesinas indígenas nos organizamos y construimos lo que denominamos Feminismo Campesino y Popular. Este feminismo de la clase campesina, nace de las luchas concretas por la tierra, el territorio, y en defensa de los bienes naturales, desde la práctica cotidiana y del caminar histórico de las mujeres del campo para avanzar hacia la construcción de nuevas relaciones sociales de producción desde la perspectiva campesina indígena y nuevas relaciones sociales entre hombres y mujeres del campo.

Entendemos, entonces, que para terminar con las desigualdades en el campo y todas las formas de violencia hacia la mujer, es necesario superar este modelo económico, político, social y cultural, que tiene sus antecedentes históricos en el colonialismo en América Latina, entrelazada con el patriarcado, el racismo y la discriminación, rumbo a la construcción de una nueva sociedad.« 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N