Expectativa y prudencia eran las palabras que más repetían por lo bajo los y las dirigentes que acudieron al masivo acto de jura como ministro de Economía de Sergio Massa en el salón del Bicentenario de la Casa Rosada. Acudieron empresarios, sindicalistas, ministros y legisladores. El presidente, Alberto Fernández, también se sumó al espíritu renovador y habló de “empezar una etapa de gobierno”. 

Massa pasó por el despacho de Alberto Fernández y conversaron cinco minutos apenas. Luego bajaron juntos al museo del Bicentenario, colmado de gente, más incluso que durante la jura de Juan Manzur o de Daniel Scioli, quién estuvo entre el público junto a la breve ministra de economía Silvina Batakis. Ambos dirigentes fueron ponderados por el presidente, luego de haber sido eyectados del gabinete en medio de la crisis cambiaria. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hay que llegar a fin de año”. “Es la última bala”. “Tiene que caer parado”. Estas eran las definiciones que se repetían tanto entre sindicalistas como empresarios. Daniel Vila, José Luis Manzano, Marcelo Mindlin y Francisco De Narváez concurrieron al acto. También el ex titular de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, el diputado Julio Pereyra, su par Mónica Macha, el titular del bloque oficialista Germán Martínez, entre otros legisladores, como el titular de la CTA, Hugo Yasky. 

También estuvo el gobernador Axel Kicillof y su vice Verónica Magario, con quien se estuvo juntando esta semana y la pasada. Se sumó el flamante titular de la AFIP, Carlos Castagneto, el ministro de Interior Eduardo “Wado” De Pedro y el procurador de la Nación, Carlos Zannini.

Además estuvo el gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez, el ministro de Ambiente Juan Cabandié y la titular del INADI Victoria Donda. Atentos lo escuchaban desde Moria Casán y su esposo Fernando “Pato” Galmarini, cuya hija Malena Galamrini, titular de AySA se quedó charlando con los periodistas tras el acto. 

Apenas terminó la jura, el presidente y Massa se abrazaron dos veces entre aplausos. Alberto se fue caminando y salió por un costado. “Ahora Sergio los va a saludar da todos”, dijo, desde el escenario.

El flamante ministro cumplió. Bajó y se quedó un largo rato entre la gente que le pedía fotos. “Ahora nos vemos en Economía”, repetían los dirigentes que estaban por asumir en sus nuevos cargos. Las luces del Bicentenario comenzaban a apagarse y las del ministerio de enfrente ya se encendían a la espera de Massa y sus anuncios.