Crece la resistencia de las farmacias tradicionales al desembarco de la cadena Farmacity en la provincia de Buenos Aires. Los comercios que rechazan el desembarco aseguran que 100 de los 135 municipios del distrito ya realizaron algún tipo de gestión ante las autoridades de cada localidad para frenar la llegada de la empresa fundada por el actual vice jefe de Gabinete de la Nación, Mario Quintana.

La posición de las farmacias bonaerenses se fortaleció en las últimas horas luego de que trascendió que el CEO de Farmacity, Alejandro Gorodisch, y su madre Irene de Gorodisch, figuran como aportantes de un millón y medio de pesos a la campaña legislativa 2017 del PRO.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El partido que preside en la provincia la gobernadora María Eugenia Vidal está en medio de un escándalo de corrupción con aportantes truchos que reveló el medio El Destape.

Al margen de eso, la Cámara de Diputados bonaerense aprobó el pasado 26 de abril un proyecto del massismo para frenar la entrada de Farmacity aunque todavía resta que se manifieste el senado provincial.   

Mientras tanto, un comunicado de la Confederación Farmacéutica Argentina (CoFA) y el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires (CFPBA) destacó el lunes que “100 de los 135 municipios que constituyen a la provincia más grande del país han rechazado a través de múltiples expresiones la llegada de las farmashopping y su modelo de negocios”.

La presidenta de la CoFA y el CFPBA, Isabel Reynoso, señaló que las gestiones realizadas para frenar el avance de Farmacity «es un espacio emblemático de nuestra práctica profesional, de independencia, de respeto por nuestras incumbencias y la sostenibilidad económica. Nos permiten intervenir en defensa de los colegas de hospital, en droguerías y laboratorios y garantizar el acceso a un bien social como el medicamento en lugares donde no había servicio farmacéutico profesional”.

Las propias empresas locales se manifestaron sorprendidas por la efectividad del lobby que realizaron en municipios y con los ediles de cada región. “Se trata de un acontecimiento multipartidario, protagonizado por intendentes y concejales que han respaldado instrumentos normativos como ordenanzas, resoluciones y decretos. Muchas veces por mayoría y otras tantas por unanimidad, incluso en aquellas zonas donde el gobierno municipal es claramente oficialista o acompaña la gestión de María Eugenia Vidal y Mauricio Macri”, resaltaron.

De acuerdo al comunicado, los municipios que se manifestaron contrarios al negocio de las “farmashopping” son Adolfo Alsina, Adolfo González Chávez, Almirante Brown, Avellaneda, Ayacucho, Azul, Bahía Blanca, Balcarce, Baradero, Berazategui, Berisso, Bolívar, Bragado y Brandsen.

Siguen Campana, Cañuelas, Carlos Casares, Carlos Tejedor, Carmen de Areco, Chascomús, Chivilcoy, Colón, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Coronel Suárez, Daireaux, Pilar, Dolores, Ensenada, Escobar, Esteban Echeverría, Exaltación de la Cruz, Florencio Varela, General Alvarado, General Alvear, General Arenales, General Belgrano, General La Madrid, General Lavalle, General Paz, General San Martín, General Villegas, General Las Heras, General Pinto, General Rodríguez y Guaminí.

Luego continúan Hipólito Yrigoyen, Hurlingam, Ituzaingó, Junín, el municipio de La Costa, La Matanza,  Laprida, Las Flores, Leandro N. Alem, Lincoln, Lobería, Lobos, Lomas de Zamora, Luján, Magdalena, Malvinas Argentinas, Marcos Paz, Mercedes, Monte, Monte Hermoso, Moreno, Navarro, Necochea, Olavarría, Carmen de Patagones, Pehuajo y Pergamino.

Finalmente están registrados Quilmes, Ramallo, Rauch, Rivadavia, Roque Pérez, Saavedra, Salliquelo, Salto, San Andrés de Giles, San Antonio de Areco, San Fernando, San Miguel, San Nicolás, San Pedro, San Vicente, Tandil, Tigre, Tornquist, Trenque Lauquen, Tres Arroyos, Tres de Febrero, Tres Lomas, Veinticinco de Mayo, Villa Gesell, Villarino y Zárate.

Según las farmacias bonaerenses: “En cada lugar se ha producido un encuentro de los farmacéuticos con la comunidad para trasladar a sus representantes en los concejos deliberantes, la preocupación por la vulneración de la Ley 10.606 que permitiría la instalación de los farmashopping en ese distrito”.

El texto solicitó a la autoridades del Ejecutivo y el Legislativo provinciales “que tomen las medidas conducentes con el objeto de garantizar todos los derechos adquiridos por los farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires en función de lo que establece la legislación provincial y que  mantengan los términos, condiciones y alcances de la Ley 10.606 con las modificaciones introducidas por las leyes 11.328 y 13.054, respaldando así el sistema de salud provincial y la profesión farmacéutica”.