El colectivo nacional de hipotecados UVA realizará este viernes a las 16 una movilización desde 9 de Julio y Avenida De Mayo hacia el Congreso de la Nación, con el fin de reclamar una audiencia pública y una ley que “ponga fin a los créditos indexados”.

Desde el colectivo nacido en 2018, recordaron que “en todo este tiempo, se sostuvieron decenas de reuniones con legisladores de todos los bloques, se trabajó en las legislaturas provinciales e incluso en los Concejos Deliberantes”. Sin embargo, las posibles salidas “siempre chocaron con los tiempos políticos de los diferentes gobiernos”, apuntaron desde el colectivo en un comunicado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al actualizar por inflación, los créditos UVA se tornaron imposibles de pagar para los deudores. “Los créditos hipotecarios ajustados por el C.E.R. (Coeficiente de Estabilización de Referencia) padecen un incremento mensual promedio del 7% como consecuencia de la aplicación del esquema de convergencia dispuesto por el gobierno como salida al congelamiento de las cuotas implementado durante la pandemia”, afirmaron.

Así las cosas, “en tan solo 8 meses, las cuotas se han incrementado por encima del 50 % y de ese modo la proyección hacia fin de año señala que en 12 meses, la variación se ubique por encima del 80%”.

El capital adeudado corre igual suerte. “Eso hace que la posibilidad de seguir abonando se torne imposible. No hay bolsillo que aguante semejante incremento. El fantasma de la ejecución sobrevuela sobre cada hogar endeudado. Todo ello representa un presente pavoroso y un futuro muy oscuro para las 105 mil familias que confiaron en una política pública de Estado, impulsada por el gobierno del ex Presidente Macri y que, la actual administración prácticamente ha mantenido sin variaciones”.

El gobierno de Alberto Fernández ofreció una solución viable, pero desde el colectivo advierten que solo beneficia “a un 7% de familias”.

“La conclusión es que, dependiendo del lugar que les toque ocupar, tanto el oficialismo como la oposición no tienen intenciones de modificar este sistema de créditos indexados que han llevado a la ruina a miles de familias. Indudablemente, existe un denominador común: proteger al sistema financiero y no afectar sus ganancias”, concluyeron.