El gabinete económico repasó este miércoles los principales ejes del Presupuesto 2022. El proyecto de ley será presentado en el Congreso en septiembre próximo, después de las PASO.

Tras la reunión que encabezó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, detalló a la prensa acreditada en la Casa Rosada que el gobierno está “trabajando en un presupuesto orientado a la reactivación económica” y agregó “este año se hizo un esfuerzo presupuestario enorme”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Presupuesto 2022 estará marcado por varias tensiones: de un lado, el camino hacia el acuerdo con el Fondo Monetario, que marcará de alguna manera la pauta macroeconómica: crecimiento de la economía, nivel de la inflación, valor del dólar, nivel de la recaudación tributaria y gasto público (incluido el pago de deudas), consumo interno y exportaciones. Por otro lado, el texto legal deberá atender la nueva conformación del Congreso que surja tras las elecciones de noviembre pero cuya composición ya puede empezar a perfilarse desde las PASO.

Han trascendido algunos detalles de lo que el gobierno pretende escribir en el proyecto y que el Congreso apruebe. La idea de que sea un Presupuesto de reactivación indica que habrá un esfuerzo por el lado del gasto, donde suele tener peso la obra pública. Ya en este segundo semestre de 2021 se nota un fuerte impulso a la actividad fondeada por el Estado que, según algunos cálculos, podría alcanzar una tasa anualizada de 2,2% del PBI.

La otra pata de la mirada reactivadora es la de los ingresos fiscales, respecto de los cuales el Estado acepta resignar una parte para cargar con menos tributos a las empresas que inviertan o incrementen la producción. Hay una variedad grande de planes de este tipo, el último de los cuales ha sido el lanzamiento de un proyecto de ley que busca promover las inversiones en petróleo y gas.

Por último, seguramente también habrá un reforzamiento de la política de créditos baratos para sostener esos proyectos, en lo que habrá una mezcla de acciones desde el Banco Central para facilitar la transformación de dinero inmovilizado en crédito más la actividad de la banca pública.

Otros temas

A lo largo de la reunión también se analizaron medidas de alivio impulsadas por la AFIP para pymes y empresas que desarrollan actividades críticas, entre ellas, la suspensión por tres meses de la traba de embargos y el inicio de juicios de ejecución fiscal. La medida beneficia a más de un millón de pymes y según los funcionarios, constituye una forma de ayuda para consolidar la recuperación del nivel de actividad.

Durante el encuentro, se repasaron los últimos indicadores económicos, como el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) de junio pasado, que avanzó 2,5% respecto de mayo, hasta un nivel similar al de marzo 2021, y 10,8% con relación a un año atrás. También se repasó la reactivación de la industria manufacturera, que creció 11,7% en junio en comparación a junio de 2019, mientras que en el primer semestre de 2021 aumentó 4,6% respecto al mismo semestre de 2019.

Además de Cafiero y Kulfas, participaron también de la reunión los ministros de Economía, Martín Guzmán; Trabajo, Claudio Moroni; y Desarrollo Social, Juan Zabaleta; el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco.