Creemos que nadie se salva solo ni puede realizarse plenamente si millones de compatriotas la pasa mal. Por eso, desde la campaña solidaria “Vamos Argentina #AGanarleAlFrio” apostamos a multiplicar la solidaridad para estar más unidos y salir adelante.

Creíamos en el mito, pero además lo comprobamos: el pueblo argentino es extremadamente solidario en la adversidad: desde la histórica movilización popular por el terremoto de San Juan, que posibilitó el encuentro de Perón y Evita, pasando por las cartas y chocolates a los pibes en Malvinas, las inundaciones de Santa Fe y las más cercanas de la ciudad de La Plata hace 10 años, bautismo de una generación que asumió a la solidaridad como eje central de la militancia.

Nuestra mirada como pueblo del otro es muy humana cuando estamos ante una catástrofe y la pandemia lo es. Nos hizo revisar prejuicios a buena parte de la sociedad y a reconocer el rol central de miles y miles de instituciones sociales en la red de ayuda y contención de los barrios populares; sobre todo, de las mujeres, que se pusieron al frente de las tareas esenciales impulsando iniciativas de protección y cuidado, elaboración de comida, atención de la infancia, apoyo escolar y resolución de los más diversos problemas con mucha organización y participacion comunitaria.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ahora, que de a poco los tiempos se vuelven más normales, nos queda el desafío como comunidad de sostener y expandir esa mirada, porque así como es inmensa la solidaridad del pueblo, también es cierto que hay sectores poderosos que se resisten a entenderlo, negándose a contribuir con la integracion social y económica que necesitamos en la pospandemia como país y como sociedad.

La diferencia entre los pocos que tienen mucho y la necesidad de millones de compatriotas es inmensa. Y en función de acortar esa brecha es que nos pusimos a trabajar con un conjunto de organizaciones de diferentes ámbitos; sociales, políticos, culturales, religiosos, para articular respuestas a traves de una campaña solidaria descentralizada, federal y participativa.

Así, nació la campaña #AGanarleAlFrio, para que a nadie la falte un abrigo, comida caliente o calefacción ante la llegada de las bajas temperaturas. Pero, sobre todo, para poner y sostener la solidaridad en acción.

Cada organización, desde su espacio y posibilidad, organiza su manera de involucrarse desde la convicción compartida de que este invierno en pandemia es más duro que los anteriores porque el sistema sanitario está saturado. No podemos casi ni resfriarnos para no tener que ir a una guardia y mucho menos contraer enfermedades peores. El abrigo, la calefacción, la leña, los cerramientos, las viandas calientes fueron y son la fuerza, el abrazo para afrontar en mejores condiciones las bajas temperaturas, sabiendo que a más pobreza, más se sufre el frío.

Desde fines de mayo, cuando comenzó la campaña, miles de personas en todo el país vienen donando prendas de abrigo que un enorme equipo de voluntarios recibe, clasifica, arregla y entrega en 300 roperos comunitarios ubicados en barrios muy humildes de nuestro país.

Además, se confeccionaron y entregaron 5 mil pares de guantes y bufandas fabricadas por cooperativas y emprendimientos textiles, y se están refaccionando 100 centros comunitarios de distintas provincias, en los cuales se llevan adelante tareas esenciales. La campaña concluye el 26 de agosto, Día Nacional de la Solidaridad, con una inmensa jornada federal.

Al esfuerzo de los voluntarios, a las personas que se movilizaron a colaborar, a las familias que hicieron sus colectas, a las organizaciones que se sumaron a ayudar, gracias.

Seguiremos articulando acciones para fortalecer los lazos comunitarios, dando una mano donde hace falta y no dejando enfriar nuestros corazones. Nada grande se puede hacer con la tristeza y el desánimo. ¡Vamos Argentina! #AGanarleAlFrío.

Redes: www.aganarlealfrio.com.ar / Facebook e Instagram: A ganarle al frío.