Bajada de línea y puesta en común. La reunión en Olivos del presidente con ministros nacionales y provinciales junto con intendentes del Conurbano sirvió como charla técnica previa a la salida a la cancha. El gobierno nacional encontró en la pelea por los precios un eje clave para militar. Logró poner a la oposición en contra de una de las medidas más reclamadas de la salida de la pandemia.

De a uno, los dirigentes hicieron un repaso detallado del escenario electoral a 20 días del final de la campaña. Habló el presidente Alberto Fernández, y los ministros Eduardo de Pedro, Juan Zabaleta y Gabriel Katopodis. También hablaron Máximo Kirchner y Sergio Massa.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Además, estuvo el flamante secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, autor de la medida económica, que ahora se tradujo en bandera política. Coincidieron en que para este tramo es necesario “más territorio”. “Hay que estar en la calle, hay que militar. Tenemos que ganar la elección. Las respuestas que tenemos que dar las damos en cada barrio, en cada municipio”.

A diferencia de la campaña previa a las PASO, esta vez el oficialismo sale a militar el territorio con un eje claro: la pelea por los precios. “Es necesario un fuerte trabajo en defensa del bolsillo de los argentinos, garantizando la estabilidad de los precios y cuidando a las familias”, detallaron en el encuentro del viernes, tras una semana en la que se logró poner nombre y apellido a las empresas que no acordaron retrotraer los valores de venta de la comida a principios de octubre.

También quedó bajo el foco la postura de la oposición, que salió a contraponerse al agitar fantasmas de desabastecimiento, según dijo Horacio Rodríguez Larreta. En el oficialismo estaban contentos porque ven cómo –por primera vez en mucho tiempo– el peronismo sale a la calle con una consigna concreta vinculada a la necesidad de las mayorías mientras que la oposición elige como bandera el concepto de “dignidad”, un eje abstracto, de difícil traducción terrenal.

Según pudo saber Tiempo, en esa mesa, el presidente le habló al resto de los dirigentes. “Tenemos que recuperar la diversidad del Frente de Todos. Mis socios son ustedes. Ya sabemos lo que la gente necesita y le hace falta. Esto hay que darlo vuelta y podemos hacerlo porque tenemos el diagnóstico adecuado. De nosotros depende que ganemos. Seguimos peleando. Vamos a seguir gobernando la Argentina porque la sociedad no nos va a perdonar que vuelva el macrismo”, planteó.

Por su parte, Massa sostuvo que hay un 19,5% todavía en disputa, si se cuentan los votos en blanco, los de las fuerzas que no llegaron al 1,5% y la habitual ausencia de concurrencia con las generales, con lo cual es una elección que todavía está abierta y que depende de la capacidad que se tenga para ir a buscar a los electores.

Los intendentes, representantes del famoso primer mostrador del Estado, estuvieron de acuerdo en salir a fiscalizar el freno a la subida de precios con herramientas institucionales y militantes. Muchos de ellos sufrieron derrotas; otros, victorias ajustadas. Es que de la efectividad de la medida no solo depende el freno a la escalada inflacionaria sino también la supervivencia del Frente de Todos y del peronismo en el poder.   «