Las organizaciones que integran la Unidad Piquetera resolvieron movilizarse al Obelisco este martes en las primeras horas de la mañana donde, posiblemente, realicen un nuevo acampe. La medida, en esta oportunidad, resulta del rechazo a la decisión del ministerio de Desarrollo Social a cargo de Juan Zabaleta de dar de baja una estimación de 40 mil beneficios Potenciar Trabajo a jóvenes integrantes de las organizaciones sociales.

La decisión resulta de una supuesta incompatibilidad de aquellos beneficiarios del Potenciar Trabajo que, a la vez, perciben una beca de estudio bajo el programa Progresar dependiente de la ANSES. Para las organizaciones, a contramano del espíritu de ambos programas, la resolución penaliza a aquellos jóvenes que estudian y a la vez trabajan según lo disponen ambos programas.

A la vez, destacan el carácter fiscalista de la decisión en la medida en que, a la hora de dar de baja uno de los dos beneficios, el Estado optó por interrumpir el Potenciar Trabajo que implica un beneficio equivalente al 50% del salario mínimo vital y móvil equivalentes a alrededor de $23 mil y no la beca Progresar que otorga un monto de $7.400 a jóvenes que buscan finalizar su ciclo de educación obligatorio.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

 Mediante un comunicado, las organizaciones denuncian una “gran avanzada en los recortes presupuestarios de Massa y el gobierno que le saca el Potenciar Trabajo a decenas de miles de jóvenes con beca progresar que se quedan sin el mayor ingreso que tenían para estudiar y poner un plato de comida en las mesas de sus familias”.

Las organizaciones, además, aseguran que se trata de un anticipo de lo que podría ocurrir con la auditoria que promueven desde la cartera de Desarrollo Social junto con las universidades nacionales.