El rubro de Alimentos y Bebidas aumentó 7,5% en el segundo mes de año y arrastró al Índice de Precios al Consumidor (IPC). El Transporte también quedó por encima del promedio mensual con una suba del 4,9%.

Otras tres categorías treparon sobre el límite del 4%: Equipamiento y Mantenimiento del Hogar cerró el mes al 4,4%; Bienes y Servicios Varios, 4,3%; Restaurantes y Hoteles, promedió 4,3%.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También resultaron con altos niveles Salud, con un incremento mensual del 3,6%; Prendas de Vestir y Calzado, que aumentó el 3,4%; Vivienda, Agua, Electricidad, Gas y Otros Combustibles, con una suba del 2,8%; Bebidas Alcohólicas y Tabaco, Educación y Recreación y Cultura saltaron un 2,7%, un 2,6% y un 2,3% respectivamente.

El rubro Comunicación fue el de menor inflación mensual con una suba del 1,5%.

El IPC quedó de esta manera muy por encima de las proyecciones que hicieron en la previa las consultoras privadas. A priori, estas entidades adelantaron que el promedio rondaría el 4%.

El dato ve la luz en medio de la creciente preocupación (oficial pero fundamentalmente de los consumidores) por la escalada constante de los precios internacionales que las empresas industriales y comerciales trasladan después a los que los asalariados y la clase media pagan en los comercios de cercanía o en las cadenas de supermercados.

En consecuencia, en los negocios de barrio en febrero cayó un 3% el consumo y revirtió la tendencia positiva de enero, informó la consultora Focus Market sobre la medición de una canasta de 670 artículos de demanda masiva.

La situación se complica todavía más de cara a la medición de marzo por el contexto internacional que pone el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania en el centro del problema. La guerra comenzó el 24 de febrero y tuvo nulo impacto en la estadística del segundo mes del año. En cambio, en los últimos días se conocieron fuertes incrementos de los precios de combustibles que impactan en el costo del flete y que ya impactaron en los valores al público en el curso de este mes.

«El aumento de los combustibles, el gas, el colegio privado, prepagas sumada a la situación de los precios internacionales de los commodities dejan una situación poco auspiciosa para el consumo en el mes de Marzo. El gobierno acuerda con el FMI y el programa incluye más ajuste y suba de impuestos sobre el sector privado. La suba de tasa de interés recuperará el incentivo  al ahorro necesario para que no caiga la demanda del peso argentino sin embargo generará impacto en el financiamiento privado y refinanciamiento de tarjeta de créditos con abultadas deudas de los hogares argentinos», analizó Damián Di Pace, director de la Focus Market.

De la misma manera preocupan los aumentos de los alimentos derivados de la apreciación de cultivos como el trigo y el maíz. Por estos días el gobierno analiza potenciar el fideicomiso que lanzó 5 de marzo a través de la Secretaría de Comercio Interior. En el medio, la posibilidad de subir las retenciones a determinadas exportaciones motivó la reacción de exportadores y productores del sector agropecuario. Por el mismo motivo, la industria panificadora marchó este martes al Ministerio de Desarrollo Productivo para pedir medidas de control del precio de la bolsa de harina.