La asociación Origen Delta inauguró un local de productoras y productores isleños, en la Estación Fluvial de Tigre. Este “pedacito de Isla en la Fluvial”, representa “la concreción de un esperado sueño de gran parte de la población isleña y es, al mismo tiempo, una muestra del potencial que se puede alcanzar cuando un Estado presente y cercano y las organizaciones comunitarias trabajan coordinadamente”, comunicaron desde la agrupación.

Origen Delta es una asociación de productoras y productores rurales del Delta del Paraná. Agrupa proyectos y emprendimientos de carácter artesanal y familiar, “que buscan fomentar una relación armoniosa con el territorio isleño, respetando los ritmos y características del humedal”, describieron desde la agrupación y agregaron: “Se proponen diversificar  la economía regional, para no depender exclusivamente  del turismo”.

El primer local de Origen Delta se ubica en el Puerto  de Frutos y acaban de inaugurar el segundo. En ambos, se puede encontrar una gran de variedad de productos hechos con materias primas propias del Delta como el mimbre, el formio o la caña de bambú. También ofrecen productos de cosmética natural y fitoterapias, elaborados con diversas plantas nativas y/o medicinales.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La oferta  se completa con variados objetos de diseño como textiles e indumentaria, que promueven la identidad isleña o la cultura del reciclado: decoración para el hogar, instrumentos musicales y juegos didácticos, siempre explorando materiales alternativos y orgánicos, evitando el plástico y la cultura del descarte.

Rubén Sejenovich, presidente de la Asociación Civil Origen Delta, habló en la inauguración del local y agradeció a las autoridades municipales, recalcó la importancia de la inversión pública y la presencia del Estado para el florecimiento de las oportunidades dignas de trabajo en el territorio, “para que jóvenes y adultos puedan visualizar un horizonte de futuro y no deban abandonar el lugar donde crecieron y eligieron  vivir”. Para ello, sugirió la creación  de una Dirección.

Luis Cancelo, director del Plan de Manejo Integral del Delta, señaló que Origen Delta expresa la confluencia de muchas  luchas y recordó a los junqueros de la Cooperativa Isla Esperanza, que resistieron a la codicia de la empresa Colony Park, que intentó arrebatarles sus tierras para construir un elitista barrio privado. También señaló la importante tarea del Observatorio de Humedales y destacó al Consejo Asesor Permanente Isleño (CAPI), espacio colectivo  y participativo de debate, donde los vecinos y organizaciones isleñas pueden  articular sus voces y hacer llegar reclamos y soluciones a los funcionarios municipales.

Beatriz Nussbaumer, doctora en Ciencias Agrarias y especialista en Sociología Rural, habló de la historia productiva del Delta, tanto del pasado frutícola como de la apuesta a la producción forestal. Luego, señaló las nuevas tendencias a la hora de pensar el desarrollo rural, enfocándose en el protagonismo que deben tener los pequeños productores, la agricultura familiar y los conocimientos de la población local para co-construir políticas públicas.

Federico Ugo, Subsecretario  de Economía de la Economía Popular de la Provincia de Buenos Aires, habló  de la creciente importancia de este sector de la economía, de la tenacidad de aquellos que frente a sucesivas crisis y escenarios de desempleo supieron inventarse su propio trabajo. Remarcó la importancia del trabajo mancomunado entre Nación, Provincia y Municipios para que las políticas públicas lleguen a donde tienen que llegar.

Por último, tomó la palabra Eduardo Adelinet, Subsecretario de Empleo y Producción de Tigre, quien  comentó su alegría por dos cuestiones: por un lado, por la calidad de la presentación y puesta a punto del local; y por el otro, por saber que era fruto de un trabajo en equipo. Finalmente, manifestó su disposición para seguir acompañando este proyecto y colaborar con las necesidades que surjan de  su crecimiento.

Cada es espacio de venta es entendido también como “un proyecto comunitario, un punto de encuentro y revalorización del Delta, del Humedal y de los saberes locales tradicionales”.

Desde la agrupación, desarrollan también diferentes talleres que dan a conocer diferentes técnicas de trabajo y materiales, para que “más gente se encuentre con su capacidad de crear”. Finalmente, plantean una serie de proyectos para mejorar las condiciones de producción en las islas “como la creación de una carpintería comunitaria, un laboratorio para cosmética o una cocina de la misma índole”.