El martes partirán columnas de trabajadores desocupados desde todos los rincones del país para confluir el jueves en la Plaza de Mayo en una movilización convocada por la Unidad Piquetera.

La «Marcha Federal por el trabajo, el salario, contra el hambre y la pobreza» es el último eslabón del plan de lucha que resolvieron más de 4000 delegados de las casi 40 organizaciones que integran la Unidad Piquetera en una asamblea realizada en la Plaza de Mayo el 12 y 13 de marzo y que también incluyó los acampes en la avenida 9 de Julio, en el centro porteño.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las organizaciones que integran la UP esperan que más de 100 mil personas lleguen al acto central pautado para las 15 horas del próximo jueves en la Plaza de Mayo.

Pobreza estructural

Mañana, el Observatorio de Desarrollo Social de la Universidad Católica Argentina dará a conocer en la Feria del Libro el informe completo de pobreza cuyo adelanto se conoció en diciembre. Entonces había arrojado que el 43,8% de los argentinos durante el período de julio a octubre de 2021 no lograba reunir los ingresos suficientes para eludir una situación de pobreza.

El estudio extraoficial goza de prestigio y credibilidad por su sistematicidad en el tiempo y la calidad de sus técnicos pero, sobre todo, porque se transformó en la referencia obligada durante los años en los que el Indec sufrió una intervención que derivó en la manipulación de los índices de inflación y todos aquellos que derivaran de él. Para el Indec, el índice de pobreza abarcó al 37,3% de la población durante el segundo semestre del año pasado.

Metodológicamente se trata de un estudio equiparable al del Indec en la medida en que se construye a partir del nivel de ingreso de los hogares y no bajo el formato multidimensional que incluye, por ejemplo, el acceso de los hogares a servicios básicos que son dimensiones que sí se incluirán en el informe que se conocerá mañana.

Con todo, esos entre 17 y 20 millones de personas pobres resultan el fundamento de la Marcha Federal que se ha transformado en el canal de movilización de quienes pretenden enfrentar su situación.

El crecimiento de las organizaciones que integran la Unidad Piquetera, como el Polo Obrero o Barrios de Pie, se sustenta en ese deterioro de las condiciones de vida de la población en los últimos años, que se agravaron durante la pandemia. Es que, desde 2017, cuando para la UCA la pobreza afectaba al 28,2% de los argentinos, 7,65 millones de personas cayeron en la pobreza.

Según datos proporcionados por el Ministerio de Desarrollo Social, sin embargo, los beneficiarios de los planes Potenciar Trabajo apenas se incrementaron en poco más de 500 mil entre diciembre de 2019, cuando eran 560 mil, hasta los actuales 1,2 millones que, en gran parte, accedieron al mismo a partir de su participación en alguna de las organizaciones sociales y piqueteras existentes, sean estas del triunvirato alineado con el gobierno (UTEP, CCC o Somos Barrios de Pie) o las que integran la Unidad Piquetera.

Trabajo o asistencia

Eduardo Belliboni, dirigente nacional del Polo Obrero, señaló a este medio que «mucha gente de organizaciones como el Movimiento Evita o la CCC, en los barrios nos dice que quiere venir a marchar con nosotros porque la situación no da para más. Hay mucha bronca porque los reclamos se acumulan. Hay más de 14 millones de personas que están penando en la web de Anses para anotarse para recibir dos cuotas de 9000 pesos que dio el gobierno después del acampe que hicimos en la 9 de Julio, cuando nos decían que no había plata. Les decimos que tienen que romper con sus organizaciones que los llevan a apoyar un gobierno de ajuste jugando un papel de contención».

Esa presión por abajo, combinada con la interna de la coalición oficialista, es lo que paradójicamente llevó a las organizaciones alineadas con el oficialismo a movilizar el 1 de Mayo para plantear  un Ministerio de la Economía Popular.

Belliboni señaló: «No estamos de acuerdo con esa política de cristalizar el empleo precario que resulta de una búsqueda desesperada de la gente por generar un ingreso. Si aceptamos trabajar por fuera de los convenios vigentes, nos transformamos en el vehículo de la reforma laboral». Y agregó: «La gente quiere empleo genuino y bajo convenio, por eso marchamos por trabajo y por salario».

A la vez, ante lo que consideran una «situación de emergencia», las organizaciones de la UP reclaman la universalización de los programas Potenciar Trabajo, que es lo que el gobierno se niega a conceder como parte de la política de austeridad fiscal que establece el acuerdo con el FMI.

Desde Desarrollo Social aseguran que la apuesta es a generar un empalme de los beneficiarios existentes a partir de los programas impulsados desde agosto del año pasado, primero en el sector rural y luego en la construcción, textiles, gastronómicos y la televisión.

A casi un año, sin embargo, no existen estadísticas que reflejen una integración fehaciente de esos beneficiarios al trabajo genuino.  «

Radiografía de una movilización de 72 horas

La Marcha Federal partirá el martes desde más de cien ciudades repartidas en todas las provincias del país.

El 11 de mayo, según informaron, están pautados actos con sindicatos y estudiantes en Rosario con las columnas del NEA, Santa Fe y Entre Ríos.

El mismo día habrá actos en Córdoba con las delegaciones del NOA que darán inicio a su movilización con un acto en Jujuy el día anterior.

Otra columna ingresará desde Cuyo con actos en Mendoza y San Luis.

Desde el sur habrá un acto el 11 de mayo en Bahía Blanca, donde confluirán las columnas de la Patagonia costera. La Pampa será el lugar elegido par aun acto común de las columnas que vengan desde la Patagonia cordillerana.

Se espera que esas cinco columnas lleguen el 12 de mayo, al mediodía, a Buenos Aires confluyendo en Constitución, Retiro y Once. Ese día, previo al acto de las 15 horas en la Plaza de Mayo, habrá actos con los empleados del Indec y los trabajadores del Sutna en la sede del Ministerio de Trabajo en la zona del Congreso nacional. La UP apuesta a recoger el mayor apoyo de los sindicatos de trabajadores ocupados.