Con el torrente de agua de las Cataratas y sus 275 saltos de fondo como invitación a pasear, la incorporación de algunas iniciativas nuevas y la expectativa de alcanzar el millón de pasajes, el gobierno presentó la segunda edición de Previaje. Con vigencia desde noviembre de este año y con duración a lo largo de todo 2022, el plan incluye la devolución del 50% del consumo para canjearlo como crédito en distintos servicios turísticos de todo el país. “Es un programa que llegó para quedarse”, dijo a Tiempo el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, después de la presentación en el Parque Nacional Iguazú.

La participación de Alberto Fernández en el acto en Misiones refleja la relevancia que le asigna el gobierno a la edición 2021-2022 del programa, cuyos objetivos son impulsar la demanda de turismo interno, dinamizar la economía y fomentar la distribución federal de recursos. “Estoy aquí para volver a poner de pie el turismo en Argentina”, dijo el presidente, acompañado por el gobernador local, Oscar Herrera Ahuad.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Para las cámaras empresariales del sector, también presentes en Misiones, el lanzamiento de Previaje aumenta la perspectiva de cara al verano. Desde el ministerio, estiman que el impulso podría llegar a generar una temporada récord: esperan que pueda alcanzar a cerca de un millón de beneficiarios, lo que supondría un crecimiento de más del 60 por ciento en relación a la primera etapa. “Tenemos muy altas expectativas. Para los turistas significa un gran incentivo y hacer la contratación con anticipación es un importante ahorro. A las empresas y prestadores del sector turístico les permite tener una mejor previsibilidad en el volumen de los servicios”, evalúa Gustavo Hani, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT).


La primera edición del programa Previaje inyectó 15 mil millones de pesos en el sector e incluyó servicios en más de 13 mil centros turísticos y 100 mil comercios. “El turismo es un sector que aporta más de 10 puntos al Producto Bruto Interno y es determinante para muchas economías regionales”, dijo Lammens que, a la vez, adelantó que estudian un sistema similar para incentivar la llegada de turistas extranjeros una vez que se reabran las fronteras. “Es muy importante por la recepción de divisas para nuestro país”, argumentó el funcionario, en sintonía con Fernández, quien llamó “a encender la máquina del turismo”.

Desde agosto a diciembre es el período para realizar las compras anticipadas y podrán utilizarse desde noviembre hasta diciembre del año que viene mientras que los beneficios van desde un mínimo de cinco mil hasta los 100 mil pesos por persona mayor de 18 años. Además de poder utilizarse en agencias de viajes, alojamientos, transportes y otros servicios turísticos, el crédito obtenido servirá para consumos culturales en todo el país, así como para cines y producción de espectáculos teatrales y musicales.


Durante la vigencia de la primera edición -el último trimestre de 2020- hubo gastos por 10 mil millones de pesos y el Estado aportó 5 mil millones para consumir durante este año. “Para este gobierno el turismo va a ser uno de los grandes motores del desarrollo económico de la Argentina”, enfatizó Lammens. Además, según datos del Ministerio de Turismo, el programa protegió a más de 300 mil trabajadores del sector. Para acceder al plan, hay seis pasos, todos ellos para ser cargados en la web previaje.gob.ar, según la fecha de viaje elegida. Por ejemplo, si el viaje es en diciembre, hay tiempo para comprarlo hasta fin de septiembre y para cargar los gastos hasta el 20 de octubre.

Tanto el gobierno como los empresarios de turismo coinciden en la necesidad de que el programa trascienda la emergencia. “Sería muy importante que Previaje quede establecido como política de Estado. La actividad turística va a necesitar un largo período para lograr nuevamente el equilibrio y entendemos que herramientas de estímulo y promoción serán fundamentales”, resume Gustavo Hani.