El gobierno prorrogó por un mes la vigencia del programa ATP de asistencia a las empresas. La medida fue oficializada a través de la Decisión Administrativa 747/20, publicada este martes en el Boletín Oficial con la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

La norma acepta las recomendaciones del comité de Evaluación y Monitoreo del programa, que integran los ministros de Desarrollo Productivo, Economía y Trabajo, más la titular de la AFIP. En los hechos, significa que el Estado volverá a hacerse cargo de parte de los sueldos que pagan las compañías privadas y también aceptará rebajas y diferimientos de las contribuciones patronales sobre la nómina salarial.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El comité no sólo sugirió la continuidad del programa por otro mes “como consecuencia del nivel de afectación de la economía”, sino también la incorporación de sectores específicos como salud, educación y transporte. Esto permitiría que taxis, remises, transportes escolares y servicios de transporte de carga se incorporen al listado de beneficiarios. En las áreas de salud y educación se resolvió solicitar a ambos ministerios que fijen los mecanismos de evaluación para determinar cuáles son las empresas que deben ser consideradas.

El programa prevé que la Anses se haga cargo de la mitad de la remuneración neta de cada trabajador de las firmas inscriptas, con un máximo de $ 33.750 (dos veces el salario mínimo vital y móvil). En una primera tanda se sumaron 160 mil empresas que solicitaron la ayuda para afrontar el pago del sueldo de 1,6 millones de trabajadores, quienes en estos días están terminando de recibir la parte complementaria de sus haberes correspondientes a abril. La extensión del programa abarca los sueldos de mayo, que serán pagados a comienzos de junio. Sin embargo, la cantidad de beneficiarios podría variar ya que entre otras recomendaciones, el comité que monitorea el ATP sugirió revisar algunas inconsistencias que la AFIP detectó entre los formularios de inscripción. Los empleadores, además, tienen rebajas de hasta 95% en las contribuciones al sistema de seguridad social.

En la misma dirección, el presidente Alberto Fernández anunció en un reportaje televisivo la intención oficial de repetir al menos por otro mes el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) para trabajadores no registrados y monotributistas de las categorías más bajas. La suma de ambos programas significó para el fisco un desembolso inicial aproximado a $ 350 mil millones, suma que se duplicaría con estas extensiones.