Fuentes del bloque del Frente de Todos confirmaron a la Agencia Télam que el jueves se reuniría el plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Legislación de la Cámara Baja con el propósito de emitir un dictamen y elevar el proyecto para su tratamiento en el recinto el próximo martes 23 en una sesión especial.

El presidente de una de las comisiones involucradas en la discusión del proyecto, Carlos Heller, explicó que “el objetivo principal del proyecto de ley que se está discutiendo es lograr que cerca de 1.280.000 trabajadores/as y jubilados/as que hoy están sujetos al Impuesto a las Ganancias dejen de pagarlo”.

Es que, según las estimaciones oficiales, el impuesto a las ganancias pasó de alcanzar a poco más del 10% de los asalariados a afectar al 25% de la fuerza de trabajo registrada.

Según el diputado oficialista, de aprobarse el proyecto que lleva el valor del mínimo no imponible hasta los $150 mil, ese porcentaje bajará hasta el 7%. Con todo el propio Heller reconoció que “no se está planteando una modificación de fondo al impuesto” en relación a la naturaleza del ingreso de los empleados que no puede ser considerado ganancia.

Al mismo tiempo, el Interbloque Federal integrado por los diputados Jorge Sarghini, Graciela Camaño, Alejandro “Topo” Rodríguez, Eduardo “Bali” Bucca, y Andres Zotto, según informó la Agencia Télam, envió una nota al presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa en la que pidieron aumentar las Asignaciones Familiares. Dijeron que para “una mayor justicia social, es indispensable que la modificación puesta a consideración sea complementada con, al menos, otra medida que contemple la particular situación de las trabajadoras y los trabajadores de menores ingresos”.

La ley además resulta retroactiva al mes de enero por lo cual se estima que se producirá un reintegro por este concepto relativo a los descuentos del primer trimestre del año que podría volcar unos 10 mil millones de pesos al consumo interno.

El costo fiscal de la modificación de uno de los tributos que más recursos aporta a las arcas del Estado es de 41.250 millones de pesos, según señaló el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias que pretenden ser financiados con una adecuación del gravamen sobre las ganancias y los dividendos empresarios.

Para el gobierno la medida permitirá recuperar el poder adquisitivo de los salarios algo que solo ocurrirá en el caso de que las paritarias acompañen la suba de precios cuando las estimaciones privadas la sitúan cerca del 50%.