Los datos oficiales relevados en cada provincia hacen preveer una gran afluencia de turistas en destinos del norte de la Argentina como Cafayate (98%) en Salta, la Quebrada de Humahuaca (90%) en Jujuy, Tafí del Valle (83%) y El Cadillal (99%) en Tucumán, Termas de Río Hondo (95%) en Santiago del Estero, Fiambalá (100%) en Catamarca o la capital riojana (95%). El escenario es similar en distintos puntos del litoral como Puerto Iguazú (90%), Misiones; en los esteros correntinos del Iberá (95%); en Rosario (80%), Santa Fe o Entre Ríos (80% de promedio provincial).

En este marco, las provincias anunciaron que todos los índices crecerán entre un 5 y un 15% con respecto al año pasado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las cifras prometedoras también mostraron la misma fuerza en destinos de cuyo, como Mendoza (90% de promedio provincial), San Juan (85% de promedio provincial), Merlo (85%) y Potrero de los Funes (80%) en San Luis, mientras que se espera buen nivel de ocupación en localidades como Villa Carlos Paz (67%), Santa Rosa de Calamuchita (70%) y Villa General Belgrano (85%) en Córdoba; los mismo en territorio bonaerense como Tandil (95%), Mar del Plata (65%) o Pinamar (50%).

Por su parte, la patagonia se prepara para un intenso movimiento con la nieve y las ballenas: San Carlos de Bariloche (90%), San Martín de los Andes (73%), Puerto Madryn (80%), El Calafate (70%) y Ushuaia (75%) que son los destinos más requeridos, de acuerdo a los primeros relevamientos. 

“Tras una temporada de verano y una Semana Santa que fueron récord, y con un alto nivel de reservas para la temporada de invierno, tenemos la expectativa de vivir un fin de semana extralargo con excelentes niveles de ocupación en todos los destinos del país. Nos llegan números de reservas muy alentadores. Eso significa movimiento de la economía y, sobre todo trabajo genuino en cada rincón de la Argentina”, aseguró el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens.

«Lo que venimos observando desde el año pasado es que no sólo los destinos consolidados tienen un gran nivel de ocupación, sino que los destinos emergentes, en su gran mayoría vinculados al turismo de naturaleza, llenan su capacidad hotelera tanto en temporada como en cada fin de semana largo. A eso estamos apuntando desde nuestro ministerio: a ampliar la oferta turística que tiene la Argentina, con foco en los destinos de naturaleza, invirtiendo muy fuerte en infraestructura turística para que la experiencia de los visitantes sea cada vez más satisfactoria. En esa línea, llevamos invertidos $3100 millones en más de 125 obras a través del Plan 50 Destinos”, agregó el ministro.

Las previsiones para el fin de semana extralargo se complementan con la expectativa de vivir una temporada de invierno récord, con cinco millones de turistas nacionales y la llegada de un millón de extranjeros, según comentó Lammens en un acto con autoridades de Aerolíneas Argentinas. En el mismo sentido, más de 300 mil personas que accedieron a la segunda edición del programa PreViaje utilizarán el beneficio durante este invierno, lo que generará ingresos superiores a los $9000 millones para las economías regionales.