El conflicto de Ingredion ingresó a su vigésimo segundo día sin una solución a la vista. En una reunión que mantuvieron los representantes de la empresa y dirigentes sindicales este viernes, no se llegó a un acuerdo. Las dos partes volverán a verse las caras en una audiencia en el Ministerio de Trabajo, en La Plata, el próximo miércoles 24. 

Según Carlos Touzet, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de Refinerías de Maíz (Soerm), en la reunión del viernes tanto la empresa como el sindicato mostraron sus posiciones. “Fue una primera aproximación, informal. Ellos nos reiteraron que quieren modificar el convenio colectivo. Nosotros dijimos que queríamos a los compañeros adentro”, le dijo a Tiempo. El dirigente aseguró que la empresa reclama tener el derecho de modificar los puestos de trabajo del personal según la conveniencia de la producción y eliminar las categorías, al tiempo que reclama una reducción del 50% en las horas de trabajo mensuales garantizadas. “Les dijimos a todo eso que no”, agregó Touzet “y reclamamos que los despedidos debían estar adentro, trabajando”. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El conflicto sindical arrancó a fines de abril, cuando llegaron los primeros telegramas de despido. En total, Ingredion cesanteó a 186 trabajadores, 74 de la planta de Baradero y otros 112 de la de Chacabuco. La empresa, además, planteó que quiere negociar un cambio del convenio para los trabajadores restantes y no aumentar salarios este año. Luego de los despidos, los trabajadores nucleados en el Soerm iniciaron una huelga por tiempo indeterminado con presencia en el lugar de trabajo a fin de asegurarse que la empresa no contrate esquiroles para romper la huelga ni se lleve la maquinaria. 

El miércoles 17 se realizó una audiencia en el Congreso con la presencia de los diputados Facundo Moyano (FR), Lucila de Ponti (Movimiento Evita), Néstor Pitrola y Pablo López (ambos del PO-FIT) en la que una nutrida delegación de trabajadores de Ingredion detalló las características del conflicto. En ese sentido, remarcaron que el Ministerio de Trabajo provincial rechazó un recurso de crisis que presentó la empresa en el verano porque no estaba demostrada la crisis, pero que no intervenía ante los despidos. “Es una incoherencia total”, aseguró Touzet. 

Ingredion produce edulcorantes y almidones en base a maíz que son empleados como materia prima en la industria alimenticia, de bebidas y cosmética. En Argentina compite con Arcor, que logró sacarle en 2010 el cliente más importante de todos, Coca Cola, y con Glucovil, un emprendimiento de Ledesma (70%) y Cargill (30%). Ingredion opera unas 40 plantas en todo el mundo. En 2016 obtuvo una ganancia neta de 808 millones de dólares, un 22% más que en 2015.