Tape Rubin y las guitarras de Puente Alsina – “Reina noche” (2004)

Creo que fue el primer disco de tangos editado en este siglo de composiciones propias que llego a mis manos y al que considero padre de todos los discos de tango que vinieron desde aquel día. “Reina noche” brilla desde el hondo respirar de su preludio de guitarras en esa especie de anti réquiem tanguero llamado “Aire sin final” hasta aquel otro tango que le da cierre y nombre al disco, anunciándole a la madrugada su claro y doloroso regreso. Si bien su sucesor (“Lujo total”- 2009) contiene los dos temas que más me gustan del Tape (“Por miedo de fracasar” y “Calle”) es en este materialdonde encuentrolo que me ha marcado a fuego sobre las cuestiones y los cuestionadores musicales de estas orillas; si hay algo genuino que se pueda contar hoy desde nuestras bocas siempre, de alguna manera o de otra, saldrá en forma de tango.

 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

 Juan Carlos Cáceres: “Utopía” (2007).
Con su voz portuaria, con su piano extendido de teclas negras y con ese ajusticiado abrazo que supo estrecharle a la murga y al tango, debo decir que cualquier disco de Cáceres podría estar en estapequeña e injusta selección. “Utopía” es uno de los últimos trabajos del maestro en estudio y uno de los que más me gusta si es que de producción artística estamos hablando. Temas como “Agua florida”, “Manuela” o “caminando” me acercan a los orígenes negros del género, pero también me traen a los más recientes sonidos que entintan el presente del juglar Ariel Prat o a la mirada murguera que se desparrama en el último disco de una de las principales agrupaciones tangueras como lo es Astillero (Quilombo – 2017). Es decir; “Utopía” es nostalgia pero es una nostalgia sin llanto y todavía posible de roces (y suelta de cadenas).

Orquesta Típica Julián Peralta – “Un disparo en la noche 1 y 2” (2012-2016).
Si existe algún personaje que se enorgullece de tener los principales discos de esta época del tango, no debería de hacerlo si es que a su discoteca le faltan “Un disparo en la noche 1”y “Un disparo en la noche 2”. Ambos trabajos discográficos (imposible es elegir uno) forman una antología de tangos y milongas de autores y compositores actuales que son interpretadas por un seleccionado de cantores y músicos dirigidos por Julián Peralta; culpables todos ellos – y muchos otros también -de las tantas producciones que sigue cosechando el género.
Seguramente el mayor logro de ambos trabajos sea que no resulta para nada fácil saltearles un tema; la mayor fuerza, individualmente hablando, está en su conjunto. Recomendable para todo aquel que quiera tener un pantallazo prolijo de lo que está pasando con nuestra música por estos días.

 

Quinteto Criollo González Calo – “Las nuevas formas” (2014).
En la búsqueda constante, aquí también es posible encontrarse con una brillante selección de compositores y autores de este siglo. A diferencia de los “Un disparo en la noche”, el trabajo del QuintetoCriollo no solo se dedica a hurgar en el material cantado sino también en el instrumental. Así es como canciones de Ramiro Gallo, Daniel Ruggiero, Agustín Guerrero o incluso piezas ya editadas del mismo González Calo, se ven versionadas con el particular timbre de un quinteto conformado por bandoneón, dos guitarras, guitarrón y contrabajo que apuntasu brújulaprincipalmente a evocar el estilo criollo atándolo a su propia e incansable maquina creativa. Los puntos altos del disco los encuentro en la lírica “Cinco nombres” de González Calo y en el potente “Destino de tango”, de José Teixedo. Sin temor a equivocarme, esta es la música que hubiese querido escuchar cuando no conocía nada de tango y es la que me gustaría escuchar cuando llegue ese momento donde siga sin conocer demasiado al respecto.

 

Cuarteto La Púa y Victoria Di Raimondo – “Mariposa muerta” (2017).

De lo más reciente que ha pasado por mis oídos. La suma entre el cuarteto La Púa y Victoria Di Raimondo da como resultado un álbum oscuramente bello y sobre todas las cosas necesario para estos tiempos que corren. Letras sin cliché, una voz de una intensidad altísima e inconfundible y un sonido que solidifica en positivo el trabajo de arreglos y composiciones del cuarteto se introducen en este disco, trayendo así un nuevo y deseado capítulo para las expresiones contemporáneas con una elocuencia musical digna de quitarse el sombrero. Sin más preámbulo: uno de los tres discos que más voy a escuchar durante lo que quede del año.

*** Juan Seren se presentará junto al Quinteto Criollo González Calo el 29 de septiembre en La Caipo (9  entre 50 y 59, La Plata).

Juan Seren y Los Púa Abajo: