Skay Beilinson, el emblemático exguitarrista de Los Redondos, lanzó hoy su nuevo simple «¡Corre, corre, corre!», un pieza rockera y frenética que ya está disponible en todas las plataformas.

El anuncio del estreno lo anticipó el propio Skay en sus redes sociales. «¡Corre, corre, corre!» refiere a la alineación moderna, a la vida con una sucesión de ansiedades, sin margen para descansos ni una verdadera dirección. Su guitarra carga toda la mística ricotera –acaso deudora de los momentos más intensos de Un baión para el ojo idiota–, pero con un sonido abrasivo y absolutamente contemporáneo, y punteos particularmente incisivos.  

«No sabe por qué corre, no sabe dónde va, corre a ningún lado, ¡Corre, corre, corre!», comienza una canción de casi 3 minutos en la que también canta «su sombra lo persigue, el diablo va detrás», acompañada por una rítmica cercana al hard rock y punteos punzantes. El arte de tapa del single fue realizado por el mítico Rocambole.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Se trata del primer lanzamiento de este 2020 de pandemia de Skay Beilinson y Los Fakires, luego de la edición en 2019 de su séptimo disco solista, En el corazón del laberinto. «¡Corre, corre, corre!» funciona como adelanto del próximo disco de Skay, aunque este aún no tiene fecha de edición.Se esperan nuevos lanzamientos de simples en los próximos meses. 


Skay fue uno de los fundadores de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Tras la sepaación de la banda, lanzó A través del Mar de los Sargazos (2002), donde estuvo acompañado por Daniel Colombres en batería y Claudio Quartero en bajo. Dos años más tarde lanzó segunda placa solista: Talismán.


En 2007 fue el turno de La Marca de Caín, con la banda rebautizada como Skay y los Seguidores de la Diosa Kali, con la integración de Mauricio «Topo» Espíndola como baterista; quien también estuvo en 2010 en su cuarto álbum ¿Dónde vas?.

En 2012 la banda pasa a llamarse Skay y Los Fakires y su formación –además de Skay– incluye a Oscar Reyna en guitarra, Claudio Quartero en bajo, Javier Lecumberry en teclados y Espíndola en batería, con quienes graba La Luna Hueca y El engranaje de cristal.