¿De dónde surge “Grandesilusiones”, el tercer disco de Derrotas Cadenas? “Se nos van juntando las ideas. Y primero las tenemos que vomitar en el papel, luego en el ensayo y después tenemos la mala costumbre de ir a los estudios y que quede materializado”, responde Bruno Giuntini, violín y dirección del cuarteto de tango que apreció en la escena en 2010 y que este viernes presentará su flamante trabajo en el Teatro Roma de Avellaneda.

Como “Escuchá el ruido” y “Huid mortales”, “Grandesilusiones” también juega con las palabras, aunque más al modo del nombre de la banda. “Derrotas Cadenas puede ser que estés rompiendo algo, pero a la vez estar siendo derrotado; y a la vez la ‘derrota’ es el trayecto de un barco de donde zarpa hasta donde llega.” En el actual álbum el juego es algo menor, pero igual de intenso: “Tiene que ver tanto con la época que estuvimos viviendo últimamente y con que nos hace pensar todo el pasado desde el final del siglo XX acerca de qué podemos esperar de la sociedad. Nuestra música es instrumental y no aborda desde lo verbal los temas, tomamos la sonoridad clásica del tango, lo tímbrico y a la vez la música en sí encierra sorpresas, como si fueran ilusiones. Estamos acostumbrados a las ilusiones ópticas, y por eso en la tapa del disco hay una construcción con símbolos del entramado social, esas cosas que ilusionaron al país en su momento y su construcción fue imposible en el medio: en el plano, sí, en dos dimensiones funciona, pero si lo querés hacer no podés. Algo parecido puede pasar en la música desde el discurso compositivo: vas hacia lo que el oyente pretende escuchar y luego se da cuenta de que no era eso, es otra cosa. Es una cosa más técnica, ilusiones desde lo contrapuntístico y lo armónico.”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El problema puede ser la expectativa antes que el resultado, se le sugiere: “La fantasía hay que saber mantenerla en el campo de la fantasía, porque el mundo real hace lo que quiere”, dice aclarando que está “muy shockeado por lo de Bolivia. El mundo no deja de tirarte baldazos de mierda. Hay un dicho español que dice: ‘Cuanto más lejos va el chivo, más fuerte es la topada’”.

Y también se le agrega que por ahí, de ahí, de esa desilusión, probablemente venga ese tono profundo de “Grandesilusiones” –de tintes trágicos–, que llega con toda decepción: “Somos trágicos. Pero también inocentes y optimistas y críticos y a veces sentimos agobio. Y la música en algunos momentos se pone densa, pero esa densidad te pide que haya un reposo luego. Ahí viene la luz, los colores, otros colores que estamos explorando armónicamente. Son colores que no son vistos en el tango, mucho menos en el tango de ahora. Y nos estamos sacando prejuicios respecto a eso, porque toda nuestra generación tanguera estuvo encerrada en ciertas coloraturas tirando a oscuras. Hay un montón de grupos y todos son muy valiosos, pero tratamos de liberarnos de los nuevos prejuicios, también.” Y así, bromea, “generar los propios”.

Muchos de esos grupos piden tocar en Amapola (“nos cuesta dar fecha a todos”), la milonga que tienen en Montevideo y Corrientes (ese nombre lleva uno de los temas del disco), arriba del bar La Paz. “Nuestra milonga es bastante particular, outsider en el mundo de milongas. Como organizadores de la milonga hemos generado un filtro que a largo plazo se ha dado naturalmente y la gente ya sabe que en la milonga va a escuchar tangos nuevos y viene. El lugar es muy inclusivo, no funciona con el clásico cabeceo, cualquiera puede sacar a bailar a cualquiera, la gente no está nucleada en forma circular mirándose, como fue la milonga durante tanto tiempo. El bar ya de por sí tiene un planteo inclusivo.”

La influencia de la milonga Amapola se nota en las composiciones de Derrotas Cadenas, como si la presencia en vivo todos los miércoles los llevara a entender más y mejor cómo hacer sentir a los lugareños. “Nos está yendo bastante bien en el mundo de la pista. Al principio estábamos alejados de eso porque escribíamos totalmente abstracto. Luego vino un período en el que nos replanteamos la dirección de dónde ir por la milonga y por la visión circunstancial de cada uno. Y ahora estamos un poco en esto. La milonga es el lugar que nos nuclea, es prácticamente nuestra salida nocturna y es donde ponemos nuestros temas nuevos.”

Algunos de ellos, a grabar seguramente en 2020, también serán escuchados el viernes en el Roma de Avellaneda. “Va a estar cantando Dema, temas nuestros con letra de él (o al revés, ríe), y tocando temas de ‘Grandesilusiones’ y de los discos anteriores, como también una tanda de milongas, que no es un ritmo al que hemos recurrido mucho.” Además, van a despuntar un poco el vicio del músico de estirpe, que es tocar en un lugar con una acústica especial: “Es tremenda, lo vamos a disfrutar mucho”. Y una primera incursión en el lenguaje audiovisual aprovechando la gran pantalla con la que cuenta el teatro. “Estamos viviendo un estado de efervescencia –dice Giuntini sin dudar–, porque estamos escribiendo los cuatro. De hecho vamos a tocar un tema de Teo Ballesi, que ya escribió dos para el próximo disco. Estamos ansiosos en sacar temas los cuatro, que es la dirección que soñaba desde el principio, que esto sea una suma de cuatro, de aportes similares y no dependa de una cabeza: que sea lo que el grupo quiera ser.”


-Derrotas Cadenas presenta “Grandesilusiones”. Viernes 15 de noviembre, 20:30, Teatro Municipal Roma de Avellaneda (Sarmiento 109, Avellaneda).