El mercado de la radio en Argentina se encuentra en un momento crítico. Tal vez el inicio de todo el huracán que azota y destruye a las emisoras del país habrá que buscarlo en diciembre de 2015. Ese puntapié inicial que originó despidos y destrozos en los medios todavía hoy continúa y seguramente está lejos de detenerse. 

El último caso sucedió pocas horas, cuando Elizabeth Vernaci dejó su puesto al frente de Black &Toc, el programa que conducía en Radio con vos. Fiel a su estilo frontal, la locutora renunció a su programa al confirmar que las autoridades del diario le pidieron que prescindiese de Humberto Tortonese, un miembro histórico de sus equipos de trabajo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Los otros días le pedí a Humberto (Tortonese) que se vaya a descansar a la casa –sostuvo Vernaci en lo que sería su último relato al frente de su programa– porque estaba hecho mierda de la garganta. Y se ve que vieron la oportunidad y me dijeron: ‘¿Es necesario Humberto al aire?’. Y dije que si se iba Humberto me iba yo, porque es mi coequiper, mi hermano y mi familia. Y si yo aceptaba que no estuviera él, después me iban a pedir que no estuviera la cabeza de alguien más, que me bajara el sueldo y ¡así no se labura! Entonces decidí, porque esto está claro: hoy sacan a uno y mañana a otro». Y enfatizó: »Me pusieron un revólver en la cabeza y yo apreté el gatillo. Tenían dos cuerpos y no sabían qué hacer con ellos». Luego, lanzó un comentario que sería el más fuerte de todos y que pinta de cuerpo entero el actual estado de los medios: “Hoy hay más plata por callar que por hablar”. 

El despido de Vernaci parece el último coletazo de una problemática que pocas semanas atrás tuvo en las radios Blue FM, Delta y Del Plata a sus antecedentes más directos. En el caso de Delta, la semana pasada la emisora (cuyo dueño es Diego Kolawonsky, ex productor de Luis Majúl) decidió levantar toda su programación para continuar con un mínimo de personal afectado que sólo se dedicará a la programación de música, sin programas formales y con una ausencia casi total de locutores. 

Idéntico caso sucedió con Blue FM. Sin mucho aviso y casi de un día para el otro, la totalidad de los conductores -entre los que se encontraba Clemente Cancella y Migue Granados- recibieron la noticia de que sus programas, así como la totalidad de los envíos de la radio eran cancelados para pasar a otro formato en el que no serían tomados en cuenta. Según trascendidos, la radio utilizaría el recién comenzado mes de agosto para migrar hacia una propuesta similar a la que utiliza desde hace tres décadas FM Aspen, emisora que se encuentra en el podio de las radios más escuchadas. 

Como parte de este panorama de constante crisis del sector, el caso de Radio del Plata también sacudió el más que delicado balance de la dinámica laboral de los que se desempeñan en los medios. A finales de junio pasado, el Grupo Electroingeniería a cargo de Gerardo y Sebastián Ferreyra y Oscar Acosta, despidió a 53 empleados de la emisora, aduciendo que se trataba de “la única forma de sanear el déficit de la empresa”, adeudando tres meses y medio de salarios y una incierta hasta el momento instancia de pago de indemnizaciones.