Reset es un disco con una vibra singular, una búsqueda por demás interesante, y por qué no decirlo, de una nueva belleza. Si cada tiempo premia unas bellezas sobre otras -por no hablar de las épocas en que la sometía unas a otras-, entonces este disco de Fabián Araya Quinteto es un muy buen testimonio de estos tiempos. Encabezado por el flautista y saxofonista Fabián Araya, este tercer disco cuenta con la participación especial de JUMA: “Fue toda una propuesta de él, tanto la letra como el lenguaje concreto y utilizar un sample del Diego. Todo lo logramos en vivo, fue antes de que el Diego falleciera; y todo esto después se resignificó: hicimos la grabación el año pasado cuando fue la ventana de apertura y pudimos meternos en el estudio; después cuando pasó todo lo que pasó, cambió bastante, y tuvo otro significado.”

“Desde lo personal -arranca su detallada explicación de Reset-, cuando empieza a aparecer la idea (no trabajo por objetivos, trato de dejar que la obra vaya fluyendo) a partir de varias composiciones, esta unidad de estética más macro de un disco, justo venía de transitar básicamente un derrotero de pérdidas familiares que tienen mucho que ver con mi historia: me tocó crecer un poco sin familia, en una situación económica muy muy precaria, en un marco de mucha violencia y bueno, uno va adoptando figuras familiares. No sé, no tenía a mi padre pero tenía al mecánico de al lado que me enseñaba a atar los cordones, me ayudaba a hacer la tarea; figuras, ¿no? A lo largo de los años me acompañaron, los consideré siempre familia, y en los últimos años me tocó cuidarlos y acompañarlos en los momentos finales. Y el Reset, y la temática o la estética sentimental de esta propuesta tenía que ver más con esa situación: ahora ya no hay paso atrás, no hay una red de contención; lo sentí un antes y un después. Como todo este proceso de creación, composición y producción del disco se dio durante el aislamiento, con todo esto de la pandemia -que no sabíamos que iba a ser algo tan trascendental- esto se resignifica. Hay un reset que no sólo es para mí, sino para un montón de gente que también de repente tuvo que adaptarse a su situación laboral, su situación económica, sus situaciones familiares, porque creo que tristemente todos atravesamos algún momento difícil en este proceso.”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Araya es hijo de una “inmigrante de la comunidad aymara” que llegó a la Argentina “durante la dictadura, no sabía leer ni escribir y sólo hablaba aymara”. “El paradigma de la colonización” lo convierte en hijo de un ex militar español que “se dedicaba a la pesca marítima en el puerto de Buenos Aires”, al que, supone Fabián Araya, la forma en la que le tocó crecer lo llevó a tener “una dinámica de mucha violencia” con su madre que a él también le tocó experimentar. Ese crecimiento “viendo unas palizas muy duras, de hecho mi mamá terminó perdiendo un embarazo por una golpiza de mi papá; lo mismo hacía conmigo”, finalizó -al menos es parte- cuando su madre y él huyeron de su padre y se instalaron en ‘una casa ocupada’ en un barrio en el que “estaba todo el tiempo en la calle porque ella tenía que trabajar miles de horas”. Fueron muchos años viviendo en una sola habitación en esa casa ocupada en la que “había un baño para 20 familias”, donde “ir al baño era hacer una fila de 40 minutos” y la ducha de agua caliente, un sueño: “Recién conocí una ducha caliente a los 16 años, en la casa que nos alquilaba una mujer de mucha plata para la que trabajaba mi mamá”; antes por lo general la higiene se resolvía “con un balde de mantecol de los que había antes y la pelela que usaba, que se cargaban de una olla grande que poníamos a calentar en la garrafa”, dice y cierra el recuerdo con un rápido “bueno, cuestiones de precariedad”.

-¿Qué instrumento aprendiste primero?

-En la escuela a todos nos enseñaban flauta. Después conocí todo lo que es Jethro Tull, estaba muy enloquecido con el rock de los ‘70 y tenía mucha inquietud. Me acuerdo que fui a comprar una y bueno, no me alcanzó la plata.

Deseo que concretó tiempo después, cuando ya trabajaba, pero “la verdad que no sonaba, había que aprender”. Proceso que llevó sus años y comenzó en las escuelas de música que funcionan en la Ciudad donde “estaba (el profesor Alfredo) Rejan, que parece que le fue bien porque actualmente está en la coordinación, que no sé si me vio con mucho entusiasmo o qué, pero me dejó entrar fuera de término, sin inscripción ni nada”, algo que hoy la música le agradece a Rejan.

La presentación en vivo está pendiente de que mejoren las condiciones laborales, ya que hasta el momento a Araya le han pedido “desde el seguro de la sala hasta el pago de las ticketeras, pasando por el sonido y las tarjetas de crédito: todo recae en el artista que termina siendo el último eslabón de una cadena alimenticia”. Así que por lo pronto a disfrutar de Reset y de sus anteriores trabajos, Lunático (2015) y F.A.Q. (2019), en los que también se ve esa preferencia “por el lenguaje concreto, que es muy directo y me produce mucha inquietud porque no se sabe bien dónde te lleva”.


Reset

Disponible en todas las plataformas digitales. Fabián Araya Quinteto: Fabián Araya, flauta traversa y saxo tenor; Santiago Berros, saxo alto y soprano; Fran Cirimele, teclados; Alejandro Moffardin, bajo eléctrico; Emiliano Alvares Lenci, batería.