La llegada de un aniversario siempre es movilizante pero mucho más cuando al contabilizar calendarios se celebra más algo más que una efeméride. Con toda una obra y recorrido por detrás, la Orquesta El Arranque celebra su relación con el tango que este año cumple 25 años, situación que jamás podría pasar desapercibida para todos sus miembros ni tampoco para quienes los siguen y escuchan desde 1996.

Con la firme intención de celebrar tamaña permanencia, el octeto (actualmente formado por Camilo Ferrero en primer bandoneón; Pablo Jaurena en segundo bandoneón; Manuel Quiroga en primer violín; Emanuel Teper en segundo violín; Martín Vázquez en guitarra eléctrica; Ignacio Varchausky en contrabajo y dirección; Ariel Rodríguez en piano y Juan Pablo Villarreal en voz) tirará la casa por la ventana con dos conciertos (jueves y viernes 9 y 10 de diciembre en el Torquato Tasso) donde más allá de volver a tocar luego de dos años, repasará parte de su largo repertorio pero también se dará el tiempo para presentar nuevos temas pertenecientes a Camaradas, su próximo disco de estudio que se editará en el primer semestre de 2022.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Para la ocasión contarán con la notable presencia como invitado del bandoneonista Víctor Lavallén (que participó de manera activa en el álbum por venir) y que será parte de ambos conciertos celebratorios. “Es muy emocionante poder volver a tocar y todavía más para festejar los 25 años de El Arranque. Estuvimos guardados dos años como grupo y donde todo fue una gran incertidumbre. Es conmovedor para nosotros volver para celebrar los 25 años del grupo, algo que es muy surrealista porque sucede en un contexto de ese tipo, me refiero a la situación actual. Estamos muy contentos porque es una oportunidad para volver a mostrar lo que hacemos después de tantos años. Así que nos reencontraremos con el público tanguero en estas nuevas fechas, pero al mismo tiempo tal vez tengamos que guardarnos de nuevo por todo esto que sanitariamente todavía es muy incierto y nos sobrevuela. Lo mejor será festejar entonces mientras se pueda”, aclara Ignacio Varchausky en dialogo con Tiempo.

La posibilidad de esta vuelta de la orquesta a los escenarios se da por las aperturas sanitarias del caso, pero también por la instancia de regresar al Torquato Tasso, uno de los lugares donde el grupo se desarrolló desde sus principios. “Cuando se venía la fecha de los 25 años comenzamos a pensar en ciertas ideas, que fueron desde algunas megalómanas a otras más realistas. Lo más lindo que sucedió es que, ya algo más tarde, es que pensamos en presentarnos en un lugar donde estuvimos varias veces tocando en el circuito porteño, por eso elegimos una sala como la que elegimos porque es popular, todo suena bien, el público conoce lo que escuchará, y de paso nos evita tener meternos en un plan tipo teatro o circuito oficial. Tanto una cosa como la otra está cruzada por un nivel de incertidumbre que es enorme, y por eso quisimos ir a lo real, a lo nuestro, tocar en el Tasso, que es un lugar de desarrollo para nosotros”, sostiene Varchausky.

En relación al repertorio que será tocado en esas dos próximas noches, lo que sonará desde el escenario será heterogéneo y a la vez revelador. Así lo expresa el contrabajista: “El Arranque tiene muchísimo repertorio porque en todos estos años estuvimos tocando continuamente, y también tuvimos nuevos proyectos que tuvieron que ver con discos, colaboraciones con otras artistas como Wynton Marsalis, Kevin Johansen, Lucas Martí, Leopoldo Federico, Nelly Omar o Lidia Borda. Así que cada nuevo proyecto en los que hemos participado siempre estuvo el desafío de armar un nuevo material o repertorio. En estos 25 años te diría que tenemos 25 carpetas con repertorios diferentes y distintos. Pero para esta vez elegimos tocar composiciones representativas del grupo y de sus discos, pero también queremos ir anticipando algo del nuevo disco que saldrá el año que viene. Más allá de todo eso, vamos a tener el placer de sumar a Víctor Lavallén al escenario  porque es uno de nuestros grandes ídolos. Así que él tocará en varias de las composiciones nuevas que haremos para la ocasión”.

Con respecto a los temas nuevos que serán parte del próximo álbum, Varchausky ofrece más pistas sobre lo que vendrá: “El disco se llamará Camaradas y lo hemos grabado junto a Víctor Lavallén, celebrando la música de Emilio Balcarce y Julián Plaza, que fueron sus grandes camaradas en la orquesta de Pugliese y el Sexteto Tango. Para nosotros es la celebración de esos dos grandes compositores del tango con los que tuvimos la suerte inmensa de tener mucho roce porque tocamos, estudiamos y viajamos con ellos. Es una forma para nosotros de celebrarlos porque nos dejaron un legado  extraordinario, y por otro lado darnos el lujo increíble de tocar con Víctor porque podríamos decir que es el último de los mohicanos. Es un tipo que además de haber tocado con Pugliese y fue arreglador de sus cosas, también fue bandoneón de la orquesta de Miguel Caló, de Mario Francini, de Héctor María Artola, de Pedro Laurenz inclusive. Es una leyenda viviente con una estatura de trabajo artesanal terrible”.


Orquesta El Arranque

Jueves y viernes 9 y 10 de diciembre a las 21. Torquato Tasso, Defensa 1575, San Telmo.