El paisaje diáfano de la Patagonia, y muchas veces la misma hostilidad del clima, son factores determinantes en la identidad cultural de la zona. Pero también son elementos inspiradores. Juane Braccalenti, autor y compositor nacido en Río Gallegos (Santa Cruz), se propuso plasmar ese entorno en el que se crió en su nuevo disco: Estepario. Se trata de diez canciones atravesadas por silencios, vientos incansables y horizontes infinitos.

“El año pasado estuve seis meses en Buenos Aires, muy ermitaño en un departamento, añorando ese paisaje y la libertad que te da esa inmensidad que hay en el sur. Todo lo que trajo la pandemia lo canalice terminando las canciones y dando forma al disco. Lo grabamos pensando en de alguna manera representar a esa zona. Tenía el concepto y el nombre en marzo del 2020, sólo fue cuestión de tiempo. Para mayo ya tenía casi todas las canciones”, confiesa Braccalenti.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Lo que intente es explicar lo que es vivir en esto desiertos. Nuestra idiosincrasia está hecha de distancias grandes y un cielo ancho. Y eso le canto. Pero también creo que intento hacer una comparación con esa estepa existencial que tenemos cada uno dentro, ese lugar que cada uno tiene que colmar de sentido cada día. Entonces conjugué lo telúrico con lo interno, el afuera con el adentro, en unas canciones que intentan mostrar otra manera de ver las cosas”, explica el músico.

Todas  las canciones incluidas consagran a la región en música e imágenes poéticas, pero se destaca el kaani “María reina”, que reivindica a la reina de la Patagonia, líder tehuelche muy recordada por su pueblo. También convoca particularmente “Habitante austral”, que da una pincelada del ser patagónico en sentido amplio, pero con una letra más bien visceral. “Esta canción intenta polemizar también con conceptos que en nuestra región también están bastante difundidos. Somos una región joven, que se fue formando con migraciones internas y gente de otros países que se puso a convivir con los pueblos originarios. Esa mixtura, esa cultura híbrida, nos pone a pensar quienes somos. De alguna manera  es de acá el que se quiera quedar, entonces hay que terminar con el conflicto interno de los nacidos y criados, con aquello de quién vino primero y quién después. La idea es integrarnos para construir, respetando la diversidad”, afirma Braccalenti.

Para Braccalenti la música de raíz patagónica tiene que tener referencias a los primeros habitantes de estas tierras: “Yo de tehuelche no tengo nada, pero hay algo que compartimos y es este entorno. Es necesario siempre como patagónicos hablar de esa herida colonial que empezó a marcar nuestras identidades, porque el genocidio de nuestros pueblos originarios y la cosmovisión eurocentrista que se impuso nos ha despojado de una manera de relacionarse con el mundo que quizá tiene más que ver con nosotros. Entonces hay que volver a construirla. Es nuestra responsabilidad continuar construyendo redes de sentido que logren identificarnos”.


Estepario

Segundo disco de Juane Braccalenti. Incluye diez temas. Disponible en las plataformas musicales de streaming.