“Estamos generando un espacio de tango disidente”, define Pamela Victoriano, directora de La Empoderada Orquesta Atípica, agrupación transgénero surgida a fines de 2019 como orquesta de mujeres que a poco de andar, como todos, se vio sobrepasada por la pandemia y tuvo que capear la situación hasta que aclare. En aquel diciembre de 2019 hacían una gran presentación en ND Ateneo con 30 músicas en escena, y este próximo domingo 21 lo harán a las 20 en Niceto Club con un nuevo show: La revuelta.

“Tiene una nuevo concepto, hay una puesta en escena importante, gente invitada, nuevos temas y un grupo de bailarines que se llaman Kiki House of Tropical, que bailan vogue, una danza hermosa que se popularizó en el último tiempo por la serie Pose”, explica Victoriano las novedades de La revuelta respecto a Acá estamos, el show con el que hicieron sus primeras apariciones en público hace más de dos años. Por eso habla de un espacio de tango disidente, ya que “te encontrás con cosas diferentes a lo que a lo que conocés, lo que pensás que puede llegar a ser una orquesta de tango: es algo nuevo, algo distinto y que verdaderamente tiene cosas que impactan en el momento del show y te dejan pensando”. La revuelta tiene una primera intención del festejo de volver a tocar, pero también una más provocadora del cambio que implica que 26 músicas mujeres, lesbianas, trans y no binarias estén arriba de un escenario tocando, “reflejando situaciones de un montón de gente que se puede sentir representada, porque le da identidad a un colectivo nuevo, que es una nueva forma de escuchar tango también: nuestro concierto forma parte de este cambio, porque sin esa gente que viene no podríamos estar haciéndolo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Victoriano sostiene que esto plantea una disrupción en la escena musical en general y en la tanguera en particular. “Es completamente diferente y lamentablemente único. Pero la verdad es esa: presentar algo que no está dentro de los cánones de la sociedad. La Empoderada es una cosa extraña que no necesariamente tiene un público tanguero; desde el público La Empoderada presenta un nuevo esquema: el público que no viene a ver a nosotres la mayor parte no escucha tango.” Eso no obsta que, precisamente por su nombre y por el estilo preferencial de su música, se las asocie al tango. Y en ese territorio históricamente masculino, la recepción estuvo lejos de ser reactiva. “Es muy bueno y mucho el vínculo con la gente del tango. Estamos en contacto permanentemente, sobre todo porque el circuito del tango es muy pequeño.”

El 2020 sería el año de la primera grabación de estudio de la Atípica. Pero vino la pandemia. Y el obligado protocolo. “Se atrasó mucho todo porque nuestro protocolo es más complicado por la cantidad que somos, y tampoco está tan fácil todavía. Tenemos ganas de que en cuanto se pueda empezar a grabarlo. Es un pendiente que estuvimos toda la pandemia pensando en eso. Es nuestro objetivo principal en este momento.”

Y si no se graba y no se puede ensayar, entonces es de suponer que las limitaciones comunes que impuso la pandemia, se vieron acentuadas en el caso de La Empoderada. “Hubo gente que dejó la orquesta, que tuvo que irse, que se fue a vivir a otra a otro lado alejado del mundo: tenemos varias de esas. Que en la mitad de la pandemia ya no aguantaron más de estar en su departamento en Buenos Aires y se fueron a vivir a una provincia o a un pueblo. Así que hubo un recambio, sumado a un par de incorporaciones que teníamos ganas de hacer hace rato, por ejemplo viola, que es un instrumento que tuvimos al principio de la orquesta y después no tuvimos más, y en todo ese proceso se incorporaron siete personas.” 

La situación excedió lo artístico después de aquella presentación en el CCK en febrero de 2020: a las complicaciones económicas imaginadas, se sumaron situaciones de género que fueron visualizadas a partir de las nuevas circunstancias de convivencia impuestas por el aislamiento preventivo. “La Empoderada además de nuestro lugar de trabajo es nuestro lugar de contención, y fue muy importante para poder encontrarnos y sentir que seguíamos trabajando juntas y para lo que necesitáramos. Fue muy difícil la pandemia, porque de repente nos encontramos encerradas en un espacio del que no se puede salir. Y pasaron muchas cosas a nivel personal en las que necesitábamos de esa contención del grupo. Desde que empezó La Empoderada hasta hoy muchas compañeras se han dado cuenta de que estaban sufriendo situaciones de violencia graves, no simbólica, que por ahí es más difícil de establecer. Nosotras todo el tiempo estamos hablando de situaciones de género, y sin embargo a veces te cuesta porque lo tenés muy normalizado. De esos pasaron un montón, un montón, y en la cuarentena también. La militancia de La Empoderada es para adentro y es para afuera, porque a veces pensás que te lo estás imaginando, estás sugestionada porque estás todo el tiempo hablando de eso y estás muy alerta, y resulta que sí, pero sólo te das cuenta cuando lo contás.”


¿Cuándo?

La Empoderada Orquesta Atípica presenta La Revuelta. Domingo 21 de noviembre, 20 hs, Niceto Club (Av. Coronel Niceto Vega 5510). 27 mujeres, lesbianas, trans y personas no binarias en escena haciendo música propia y de autoras y autoras excluidas históricamente.