Monsters at Work

Julio se presenta con mucha competencia para el streaming: volvieron muchas ofertas de diversión y entretenimiento para grandes y chicos (que además tiene las vacaciones para los escolares). Pero las plataformas tienen sus buenas respuestas (siempre es bueno tener una serie donde ‘refugiarse’), como esta de Disney+.  Spin-off de Monsters, Inc. (la película de Pixar ganadora del Oscar), los tiempos cambian y llega en formato serie. Aquí de nuevo los dueños de la escena son Sully y Mike, que en vez de recolectar los gritos que les provocan a los chicos y chicas con sus sustos, se reconvirtieron y hacen humor (no, no hacen stand up, al menos en los avances): sí, un gran guiño para que los adultos no queden afuera, y de paso se enteren cómo los grandes compañías preparan el imaginario de reconversión permanente de los jóvenes del futuro. Aquí la figura disruptiva será Tylor Tuskmon, precisamente un joven que se graduó como el mejor de su clase en Monsters University y siempre soñó con convertirse en un Scarer, y al llegar a Monsters Incorporated descubre que el miedo ya fue, y ahora la risa está de moda.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Miércoles 7. Disney+


Gossip Girl

Versión actualizada (reboot en la jerga) sobre la serie emitida del 2007 al 2012, cuando las redes sociales recién aparecían y parecían todas benignas y portadoras de una nueva era. Aquí, por lo visto en los anticipos, es bastante igual a aquella, excepto que ahora chicos y chicas (con preferencias sexuales ya no problemáticas) de ese secundario muy oneroso, son espiados a través de la cuenta de una red social. Esta nueva generación del Upper East Siders tiene entre sus protagonistas a Whitney Peak, Emily Alyn Lind, Evan Mock, Jordan Alexander, Thomas Doherty, Eli Brown, Zión Moreno, Savannah Smith y Tavi Gevinson. Y lleva el sello prestigioso de HBO (la anterior era de Netflix). Para chusmear qué le sucede (según la mirada adulta) a los niños ricos llamados, en la primera potencia mundial, a convertirse en cuadros de la clase dirigente. Vuelve Kristen Bell como anónima narradora.

Jueves 8. HBO Max.


Resident Evil: Infinite Darkness

Otra que amaga a ser un punto saliente del mes, aunque se trate de otra serie de animación (eso sí, no de dibujitos). En 2006, Leon Kennedy tiene que investigar un ataque informático, pero encuentra zombis después de que la Casa Blanca sea víctima de un misterioso ataque. Más adelante conoce a Claire, que está intentando averiguar qué significa un dibujo hecho por un niño refugiado mientras trabaja en otra misión. Y a partir de ahí se desarrolla -y arrolla- la acción (más que la aventura). A poco de andar el espectador ya se sabe qué se va a encontrar, incluso qué grado de violencia consumirá en el camino y hasta cada cuánto habrá una escena de acción. Así y todo resulta disfrutable, una línea segura de entretenimiento, y una visión más de las distopías que nos esperan en el futuro, más o menos cercano.

Jueves 8. Netflix.


La cocinera de Castamar (Netflix)

Serie española adaptación de la novela homónima de Fernando J. Múñez, ambientada en el Madrid del siglo XVIII, cuando España se debate entre la modernización que la acosa desde Europa, y sus ganas de seguir siendo un imperio convencional. La joven Clara Belmonte (Michelle Jenner) comienza a cocinar para Diego (Roberto Enríquez), Duque de Castamar. En doce episodios, entre las nuevas ideas de la Ilustración y los manjares de la cocina española, sale a flote la lucha de clases así como las nuevas modas que embelesan a ascendentes sectores sociales europeos aunque sus clases dirigentes se niegan a los cambios. Un amable retrato de época que sin pretenderlo, sirve para mostrar que, con las peculiaridades de cada momento histórico, las disputas sociales no son tan distintas.

Viernes 9. Netflix.


The White Lotus

Otra de ricos, en este caso de los que subieron socialmente a la velocidad del ascensor. Una semana en un resort tropical de Hawai para relajarse y “rejuvenecerse”. Sin embargo, a lo largo de los seis capítulos, cada día la cosa se va enturbiando: las disponibilidades en el “paraíso” entusiasman por demás, y la gente, en el exceso, comienza a cometer torpezas que a veces son errores irreparables. Viene con buenos comentarios sobre sus capacidades para el entretenimiento solventado por la intriga, exponiendo las partes que todos los personajes prefieren mantener ocultas. Los menos dicen que forma parte de la nueva política de HBO a partir de convertirse en plataforma, para ampliar los márgenes de su público habitual. Desde lo que se puede ver en los anticipos, apunta a un buen pasatiempo con interesantes detalles sobre un mundo demasiado lejano para el espectador medio, con algún aire (alguno nomás) a la por momentos deliciosa Bloodline.

Domingo 11. HBO Max.