Nieve artificial y un edificio con pinta de castillo medieval. «El invierno se acerca… y, vos, ¿dónde vas a ir?». Así comienza un videoclip sin título que bien podría denominarse La Mona Snow. Se trata de una promo inspirada en GoT con la que, vestido de Jon Snow en su versión Lord Commander, La Mona Jiménez promocionó recientemente dos recitales.

Sin embargo, la avivada del cantante cordobés no es una rareza. Es que desde que la serie se convirtió en la producción televisiva de mayor alcance mundial (18,4 millones de personas vieron el penúltimo episodio vía TV y streaming, según HBO), tanto quienes la siguen como quienes están afuera del círculo de fans han sido testigos de numerosos fenómenos vinculados al show. Todo especialmente viralizado mediante la ingente cantidad de información que circula en la órbita de las redes sociales.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese sentido, nos encontramos frente a una verdadera franquicia transmediática al nivel de Star Wars o Harry Potter. Lo llamativo es que se trata de un show televisivo y no de una saga de películas, lo cual da para reflexionar largamente acerca del modo en el que se han difuminado las barreras estéticas, tecnológicas y de impacto global entre el cine y la TV en tiempos de la convergencia digital. Por otro lado, permite dar cuenta de lo efectivas que siguen siendo las producciones basadas en sagas literarias.

Los subplanetas asociados que se suman al universo creado por el escritor George R.R. Martin y masificado por HBO en su adaptación a la pantalla chica pueden dividirse en dos tipos. Aquellos que lanzan productos asociados a la franquicia y quienes se dedican a analizar su contenido o generar materiales (memes, videos, parodias, etcétera) desde Internet.

En el primero se incluye una serie de marcas que aprovecharon la llegada de la última temporada de la serie para lanzar líneas de zapatillas (Adidas), galletitas (Oreo), un whiskey (Johnnie Walker) e incluso un juego al estilo del TEG pero situado en Westeros. Si bien el último, creado por un rosarino, existe desde 2017, ganó más repercusión en las últimas semanas en Twitter. Asimismo, millones de usuario instalaron tendencias relacionadas con GoT todos los domingos en simultáneo con el estreno global (22, hora local) de la esta última temporada.

En el segundo tipo, se destacan varios canales de YouTube especializados en analizar todo lo que rodea al show. De este grupo sobresalen los canales de FrikiDoctor, el canal con más seguidores (400 mil), EvilSmile, con las reseñas más completas, y Jordi Maquiavello, especialista en musicalización y montaje. También sobresale el podcast «Hodor» (PostaFM), realizado Fiorella Sargenti y Luciano Banchero, dos de los mejores especialistas en GoT del plano local.

La masificación de la franquicia ha dado para tanto que incluso se lanzó una petición con más de 350 mil apoyos  en Change.org para exigirles a los showrunners que rehagan la última temporada. Al parecer, la batalla por el destino del Trono de Hierro se dirime por dentro y por fuera de la pantalla.