El Estado argentino firmará el jueves próximo el primer acuerdo de solución amistosa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un caso de violencia por motivos de género, y en un acto público realizará un reconocimiento de responsabilidad internacional y pedirá disculpas por las violaciones de derechos que sufrieron Ivana Rosales y sus hijas, Abril y Mayka.

Tras ser víctima de un intento de femicidio perpetrado por su excónyuge y padre de sus hijas Mario Garoglio en 2002, en Neuquén, la Justicia provincial “sometió a Ivana Rosales a un proceso que lejos de haberle garantizado justicia, la revictimizó a través de actuaciones y decisiones discriminatorias y estereotipadas”, dijo a través de un comunicado el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El tratamiento judicial del caso “fue deficiente, violatorio de los compromisos internacionales asumidos por Argentina en materia de derechos humanos y contrario a los estándares de debida diligencia reforzada que se exigen para estos casos”, añadió.

Ivana Rosales presentó entonces una denuncia ante la CIDH con el patrocinio del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

El CELS recordó en un comunicado que Garoglio fue condenado, pero le aplicaron un atenuante por “circunstancias extraordinarias” porque, según los jueces, Ivana “era mala madre y se lo había buscado”.

“La condena fue una declaración de violencia institucional estereotipada”, resaltó la entidad.

Garoglio “no cumplió un solo día de condena porque se fugó. Cuando Ivana se encontraba en el hospital recuperándose de las heridas, Garoglio abusó de sus hijas. Ivana logró después la condena por esto y por la falta de pago de alimentos. Hace unos años, su hija Mayka se suicide”.

En ese marco se inició un proceso de solución amistosa con el Estado argentino y la provincia del Neuquén.

Ivana falleció el 6 de septiembre de 2017 por un ataque epiléptico, consecuencia de la violencia perpetrada por su expareja. Su hija Abril tomó entonces como propio el proceso ante la CIDH.

En septiembre de 2019, Neuquén asumió una serie de compromisos de reparación, que ahora, con la firma del acuerdo con el Estado Nacional, se complementan con medidas de alcance federal para avanzar en la prevención, sanción y erradicación de la violencia por motivos de género.

El acuerdo que se firmará el jueves 23 incluye garantías de no repetición en relación con las violencias por motivos de género, que contemplan un compromiso estatal para realizar acciones concretas dirigidas a fortalecer el acceso a la justicia.

También contempla medidas para asegurar la efectiva implementación de programas de atención y acompañamiento integral a personas en situación de violencia por motivos de género, y políticas para robustecer los dispositivos territoriales de atención.

Además, prevé capacitaciones y sensibilizaciones sobre la temática, políticas de gestión de la información que permitan contar con datos fiables, implementación de políticas públicas orientadas a prevenir hechos de violencia, entre otras medidas.

La actividad comenzará a las 11.30 en la ex ESMA, encabezada por la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, y autoridades de la provincia de Neuquén, jurisdicción donde ocurrieron los hechos.

También participarán la directora ejecutiva del CELS, Paula Litvachky, y la primera vicepresidenta de la CIDH y relatora para la Argentina, Julissa Mantilla Falcón.

“La firma de este acuerdo es una conquista de Ivana, Abril, allegadas y allegados, quienes vienen luchando por conseguir justicia y reparación”, resaltó el Ministerio de Mujeres.

La cartera añadió que “a la vez refleja el profundo compromiso del Estado Nacional en la protección efectiva de los derechos humanos de las mujeres y diversidades, en especial en materia de prevención y erradicación de las violencias de género”.

El acto será transmitido en vivo a través de YouTube: youtube.com/sdhargentina