El embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, se reunirá el miércoles con autoridades de la Cancillería de Bolivia para «pedir explicaciones» sobre el caso del docente argentino Alejandro Benítez que murió por no recibir atención médica tras sufrir un accidente vial en el vecino país.

«Mañana tenemos fijada una reunión con Cancillería de Bolivia para pedir un informe sobre la situación sucedida con Alejandro Benítez. Seguramente se sumarán por la plataforma zoom funcionarios de la Cancillería argentina y del Ministerio de Salud», informó Basteiro en declaraciones a radio La Red.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La Cancillería argentina, por intermedio de su embajada en La Paz, tenía previsto elevar una nota de protesta oficial ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, «reclamando explicaciones y manifestando su profunda preocupación» por el abandono, la falta de atención médica y la muerte del docente argentino.

La medida se produce luego de que el Gobierno de Salta presentara un pedido ante la Cancillería para que se realicen las gestiones necesarias ante el Estado Plurinacional de Bolivia a fin de que informe sobre las circunstancias que envolvieron el fallecimiento del docente argentino.

Según explicó hoy Basteiro, la ciudad boliviana de Ivirgarzama -donde ocurrió el accidente vial- es «un pueblo muy chico que solo tiene una sala de primeros auxilios» y explicó que “el sistema de salud boliviano es muy deficiente» y «no se puede comparar con el sistema argentino».

El embajador argentino recordó que «hay un acuerdo firmado en 2018 entre ambos estados para reciprocidad en los temas de atención médica» y agregó: «Hay un error de Bolivia de no informar de este acuerdo de reciprocidad a toda su estructura de salud y en todos lados porque estoy seguro que esto no pasaba si el accidente sucedía en un centro urbano».

«Cuando esto ocurrió en el centro urbano, el sistema hospitalario de Bolivia respondió y atendió a los ciudadanos argentinos sin cobro ninguno», advirtió.

Basteiro señaló que «lamentablemente, este caso ocurrió en un pueblito muy chico que tiene una sala de primeros auxilios sin una parte administrativa, por lo que quizás no estaban enterados del acuerdo que tiene vigencia».