Carlos Pelli camina, literalmente, toda la Argentina desde los 18 años y desde 1994 convirtió esta metié en un producto turístico de naturaleza que ofrece desde Wilderness Patagonia y subyuga a visitantes de todos los rincones del mundo. Vive en San Carlos de Bariloche, la capital nacional de la aventura y junto con su equipo fueron distinguidos por su trabajo sustentable en una feria mundial. Un turismo de naturaleza que cuida el recurso. 

-¿Cómo es trabajar entre el bosque y el lago?

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

-Es emocionante porque es muy dinámica la Patagonia. Cada día es distinto y, cada día, tenés que estar atento a los cambios de clima y la geografía y replanificar sobre la marcha.

-¿Un día en la vida de Carlos Pelli es slow?

-Es vertiginoso. Arranco muy temprano a las seis,  y en esa hora antes de llevar a mis hijos al colegio, planifico la jornada, tomo unos mates y armo la logística para una salida con turistas o la planificación para una nueva salida para desarrollar nuevas opciones para nuestra organización. Como trabajo en terreno, la planificación en un 50 por ciento es en agenda y la otra mitad es en el campo, es decir, salgo a ver opciones de excursiones.

-¿Te soñabas así de chico?

-Siempre me incliné por las opciones de naturaleza al aire libre y deportes en equipo, con amigos y mucha, mucha, naturaleza. Hoy te puedo decir que lo que uno sueña si se percibe y le pone empeño,  lo alcanza. Hoy estoy donde quiero estar. Vivo de lo que me gusta, hago lo que me gusta y lo disfruto muchísimo. 

-¿Cada viaje te lleva a descubrir cosas nuevas?

-En el turismo de naturaleza, todos tenemos algo para descubrir, para festejar o para celebrar cuando estamos en terreno. Cuando uno es chico es un sube y baja de descubrimientos, lo veo con mis propios hijos. Y cuando sos grande, vas a disfrutar de lugares que, por ahí, ya habías visitado pero  redescubrís. Vas a descubrir otras sensaciones o descubrir lugares que no conocías.  No tiene desperdicio.

-¿Bariloche es tu rincón soñado?

-Mi lugar en el mundo es aquí y ahora. La búsqueda es siempre constante. Mañana puede cambiar, podemos encontrar nuevos lugares y momentos. Hoy disfruto mucho el lugar donde estoy y la forma de vivir que tengo.

-Y además fueron distinguidos a nivel mundial

-El premio Silver, de turismo sustentable que recibimos en la WTM Latin America (San Pablo, Brasil) es un hito en la historia de nuestra compañía (Wilderness Patagonia),  y un hito para nuestro país. Con el trabajo que hacemos logramos un impacto positivo cuando hablamos del trabajo en la reducción de plástico  de descarbonización. Son categorías que afectan a todo el mundo, no sólo al ecosistema local.  Mostrar que se pueden hacer estas cosas desde una Pyme, una empresa chica, y que tiene un reconocimiento de este tipo, significa también que nuestro país logra posicionarse con la única compañía que se seleccionó entre los proyectos presentados de Argentina, es decir, pudimos representar al país, Oscar Suarez y Natalia Pizzoni  del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR) recibieron el premio por nosotros en San Pablo en el marco de la feria WTM (del 5 al 7 de abril de 2022 en San Pablo) y fue muy emotivo y nos motiva a seguir trabajando más allá de nosotros. Nos impulsa para ir más allá. Fue muy bueno para nuestro equipo y la región donde trabajamos.. Demostramos que hay muchísimo para dar en este ámbito y por el turismo de  naturaleza.

-¿La naturaleza está de moda?

-Se venía posicionando el turismo de naturaleza a nivel mundial y con la pandemia vimos que los viajes en los grupos chicos y los viajes inmersos en naturaleza era lo que se venía, asique sí, la naturaleza está de moda. 

-¿Hay lado “B”?

-La contracara  es ver mucha gente viajando a lugares de naturaleza que quizás no estaban preparados para recibir tanta gente de repente y quizás se debe a una falta de educación turística donde todos debemos comprender que el turismo de naturaleza tiene una dinámica distinta.

-¿Qué está pasando?

-En muchos casos ocurre que tratan de estar en contacto con la naturaleza, pero buscando en la misma estructura que tiene el turismo masivo. Leía esta semana una nota de Natalia Ballona de la OMT donde decía que el 80 por ciento de la formación en turismo a nivel mundial tiene que ver con hotelería. La realidad es que hoy la gente comenzó a viajar mucho y la hotelería es un componente más.

-¿Los turistas lo saben?

-Los turistas que viajan a la naturaleza buscan hacer actividades, entonces, hay que preparar la infraestructura, a la planta turística y al factor humano asociado al turismo para poder brindar mejores experiencias junto con la naturaleza y lograr una conservación de la misma y un buen uso de este recurso para no llegar a provocar un impacto negativo. El tema es qué impacto queremos producir en el ambiente natural donde desarrollamos una propuesta turística.

-¿Qué travesía te falta hacer?

-Tengo la fortuna de caminar mucho mi país y hacer muchas actividades. De todo eso, hay una travesía nueva en un viejo sendero,  que abrió Federico Dijeordjian,  en el Norte de Santa Cruz (cerca de la Ruta Escénica 41) que es un sendero de largo recorrido que voy a hacer con mis hijos y descubrir lugares nuevos. 

DATOS UTÍLES

Instagram @wildernesspatagonia

www.wildernesspatagonia.com