La investigación que lleva a cabo la empresa CureVac (ver acá) no es la única búsqueda científica entorno a una vacuna contra el Covid-19. De hecho, en el Instituto de Investigación de Salud Kaiser Permanente Washington, de Seattle, comenzó este lunes un ensayo clínico con 45 jóvenes voluntarios con diferentes dosis de vacunas desarrolladas por el Instituto Nacional de la Salud (NIH por sus siglas en inglés) y la empresa Moderna Inc.

Pero también hay estudios realizados por Inovio Pharmaceuticals, que se propone realizar pruebas de seguridad de su vacuna en un grupo de voluntarios en la Universidad de Pensilvania y en un centro de pruebas en Kansas City, Missouri. La plataforma de Inovio afirma que utiliza “ADN y secuenciación y entrega de antígenos de próxima generación para activar el sistema inmunitario”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Científicos de China, donde comenzó todo, ya probaron una terapia aplicada en el combate al VIH y también el remdesivir, un antiviral que se utilzó contra el Ébola, desarrollado por la estadounidense Gilead Sciences, propiedad de los fondos de inversión BlackRock -uno de los mayores tenedores de bonos argentinos en la era Macri- y Varguard Group.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea informó a su turno que había logrado “recolectar” 140 millones de euros para investigar el coronavirus, pero curiosamente, y contra la declaracion de guerra de Berlin al gobierno de Trump, el presidente del Instituto Robert Koch de Alemania, Lothar Wieler, dijo que la creación de la vacuna “necesitará algún tiempo más, un año; no será real antes de 2021”. Lo cierto es que nadie sostiene que haya un remedio antes del otoño boreal (setiembre).

Especialistas del Instituto de Investigación Biológica de Israel, sin embargo, se mostraron bastante esperanzados en alcalzar una terapia contra el coronavirusen poco tiempo. Informaciones publicadas en medios de ese país dan cuenta de los resultados preliminares de estudios para la comprensión del mecanísmo biológico y las características del virus, lo que no solo aceleraría el diagnóstico sino tambien podría conducir a una vacuna.

“Hay ahora más de 50 científicos experimentados trabajando en el instituto para desarrollar un remedio médico para el virus”, señaló el ministerio de Defensa israelí, de quien depende el laboratorio.

Mientras tanto en Seattle, el NIH comunicó que este lunes recibió la vacuna experimental desarrollada por Moderna Inc, una firma de Massachussets que también utuliza la tecnica del RNA para encontrar una cura o un anticuerpo contra el virus.

El ensayo clínico, se informó, incluye la participación de 45 adultos voluntarios “saludables de entre 18 y 55 años durante aproximadamente seis semanas”.