En el marco de las actividades por el Día de la Memoria del 24 de marzo, el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora realizó este martes una histórica sesión en el ex Pozo de Banfield.

El cuerpo legislativo local llevó adelante una sesión extraordinaria en el ex centro clandestino de detención y exterminio ubicado en el cruce de las calles Vernet y Siciliano, en Banfield. Se trataron proyectos de ordenanza que declaran de interés municipal las acciones de la Mesa de Trabajo del ex Pozo de Banfield, la conmemoración de la «Masacre de Pasco» y un homenaje a las mujeres detenidas, desaparecidas, torturadas y esclavizadas por el terrorismo de Estado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La intendenta interina Marina Lesci fue de la primera en tomar la palabra y recordó a Pedro Pablo Turner, quien fuera intendente de Lomas de Zamora entre 1973 y 1974, desaparecido en 1976. Militante de la Juventud Peronista, obrero y sindicalista del sector gráfico, fue detenido por su intensa actividad política fue detenido el a pocos días del inicio del golpe en la provincia de Chaco. Dos meses después encontraron su cuerpo en Avellaneda. Según el certificado de defunción, había fallecido el 16 de mayo de 1976.

Por unaanimidad, todo el cuerpo de concejales y concejalas pusieron énfasis en repudiar los crímenes de lesa humanidad, pero también se resaltó “la lucha por mantener la memoria viviente y por perseguir la verdad”. También remarcaron que aún hay cientos de identidades por “restaurar”.

Además, bregaron por visibilizar los años más trágicos de la historia argentina. “Pasó muy cerca de nuestra casa, le pasó a nuestros vecinos y nos pudo pasar a nosotros“, señalaron durante la sesión, aludiendo al CCDyE de Banfield, también conocido como “La Maternidad”. “Que Nunca Más haya un Pozo de Banfield, no lo vamos a permitir”, cerró uno de los emotivos discursos.

El Pozo de Banfield funcionó bajo la órbita de la Brigada de Investigaciones de dicha localidad desde 1974 hasta al menos octubre de 1978, según testimonios de los sobrevivientes. De las 253 personas que fueron allí torturadas, 97 permanecen desaparecidas y al menos 16 son mujeres que dieron a luz en la maternidad clandestina.