Las provincias de Mendoza y San Juan fueron dos de las que más enfáticamente se pronunciaron contra el proyecto de legalización del aborto que tuvo una votación afirmativa en la Cámara de Diputados de la Nación y que luego fue rechazado en el Senado, el pasado 9 de agosto. Por ejemplo, Julio Cobos, el senador radical de la provincia de Mendoza, siempre se manifestó en contra del proyecto. También los tres senadores sanjuaninos, Roberto Basualdo, Cristina del Carmen López Valverde y José Rubén Uñac ya antes de la votación, adelantado el rechazo al proyecto, aunque pertenecen a unar región que carece de protocolo y alcanza cifras altas de embarazo adolescente.

Ahora, siguiendo esa línea de rechazos y prohibiciones, y después de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat) autorizara la venta al público del misoprostol (droga que es utilizada para la interrupción del embarazo), bajo receta, y en los casos que contempla la ley, las farmacias de San Juan y Mendoza, no podrán vender ese medicamento

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las Secretarías de Salud de ambas provincias impiden el expendio de ese producto y se respaldan en leyes provinciales como la ley 1133-Q, reglamentación establece la limitación del principio activo a “exclusivamente al ámbito de los establecimientos asistenciales, públicos o privados”. El misoprostol sólo será administrado en hospitales en casos de abortos no punibles.

A la vez “cajonean” diferentes pedidos de derogación de esas reglamentaciones. «La provincia no va a permitir que se habilite en San Juan el aborto irrestricto medicamentoso, en domicilio y a demanda, que significa habilitar la venta de misoprostol en las farmacias», puntualizó el secretario de Salud de San Juan, Roberto Correa. Por supuesto que no atiende a consideraciones como la de la OMS del 2005 y la autorización desde julio de este año por la ANMAT “en forma farmacéutica comprimidos vaginales, en una concentración de 200 mcg”.

Según el informe “el Aborto en cifras”, a cargo de CEDAS, ELA y REDAAS, “la utilización del misoprostol por parte de profesionales de la salud y las mujeres ha disminuido las complicaciones de procesos de aborto y de esa manera menos mujeres recurren a los hospitales por complicaciones”.