El gobierno bonaerense logró una «importante recuperación» de estudiantes que durante la pandemia de coronavirus se habían desvinculado total o parcialmente de las escuelas, a través de diversos planes y medidas y el «compromiso y profesionalismo de las y los docentes», informaron este miércoles fuentes oficiales provinciales.

Los voceros destacaron que «esto fue posible porque en la provincia de Buenos Aires, por decisión del gobernador Axel Kicillof, se implementó el Programa ATR (Acompañamiento a las trayectorias y revinculación), destinado a recuperar a los estudiantes que por efecto de la pandemia se habían desvinculado total o parcialmente de la escuela».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La difusión de esta información es una directa réplica a las expresiones de la ministra de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, quien en declaraciones periodísticas dijo que «después de dos años» de pandemia es «muy tarde para salir a buscar a los chicos» porque «seguramente ya están perdidos en un pasillo de la villa, ya cayeron en actividades del narcotráfico, ya tuvieron que ponerse a trabajar o perdieron su propia fe respecto de las oportunidades de estudiar».

Las fuentes provinciales bonaerenses oficiales resaltaron que «las distintas medidas tomadas para la revinculación y fortalecimiento de las trayectorias educativas, junto al compromiso y el profesionalismo de las y los docentes, posibilitaron un continuo descenso de la cantidad de estudiantes con trayectorias educativas discontinuas (es decir, sin participación en las actividades escolares) a lo largo del bienio 2020-2021».

Qué pasó en pandemia

Explicaron que a fines de diciembre de 2021 «se encuentran en esta situación 71.300 estudiantes, que equivalen al 2% de la matrícula total, lo que implica que se logró revincular a 3 de cada 4 estudiantes (207.200 en términos absolutos) que en septiembre de 2020 presentaban una trayectoria educativa discontinua».

De acuerdo con el primer relevamiento de trayectorias educativas realizado en septiembre de 2020, «278.500 estudiantes de los niveles primario y secundario de ambos sectores contaban con trayectorias educativas discontinuas (8,3% de la matrícula total)».

En diciembre de 2020, la cantidad de estudiantes en esta situación «se redujo a 184.300 (5,4%) y en agosto de 2021 se ubicó en torno a 120.000 (3,4%)» según el relevamiento realizado, añadieron.

En la actividad Verano MasATR se encuentran participando 278.597 estudiantes que realizan actividades lúdicas y deportivas, además de volver a vincularse con el sistema educativo, destacaron las fuentes.

El éxito de «Volvé a la Escuela» en San Martín

Uno de los primeros gobernantes que salió a responderle a Soledad Acuña fue Fernando Moreira, el intendente de San Martín, el municipio del Gran Buenos Aires que tiene un programa paradigmático enfocado en lograr que las chicas y los chicos vuelvan al colegio.

«En San Martín no damos a ningún pibe por perdido y nunca es tarde para salir a buscarlos. Desde hace 10 años con el Programa #VolvéALaEscuela vamos casa por casa convocando a quienes dejaron sus estudios para que los retomen. Porque creemos en ellos y en la educación pública», tuiteó el titular de la Comuna.

Volvé a la Escuela fue un programa que instauró Gabriel Katopodis al asumir la intendencia, y que está cumpliendo una década. En diez años, lograron revincular a 10 mil alumnas y alumnos ya sea primaria o secundaria. Ahora lanzaron la nueva convocatoria: del 1 al 3 de febrero, trabajadores municipales, voluntarias y voluntarios irán casa por casa, acercando las distintas opciones disponibles para que puedan finalizar sus estudios. Este año, organizan las zonas a recorrer de la ciudad a través de la red de 14 Mesas Educativas Locales, «que cubren todo el distrito y fueron creadas durante la pandemia para colaborar en el sostenimiento de la escolaridad», comentaron desde el Municipio.

En 2021 el programa se complementó con la iniciativa municipal Conectar de Nuevo, que abrió más de 40 puntos de apoyo escolar y acompañamiento pedagógico en los barrios, para recibir a estudiantes que habían perdido el contacto con sus escuelas durante la pandemia.