El mate es una pasión nacional. Y es también motivo de debates, disputas productivas y desinformación. Para contrarrestarlo, desde Alimentos Cooperativos impulsan la realización del Festival del Mate. El 30 de noviembre es el Día de este producto icónico pero con la inminencia del mundial en las agendas, decidieron adelantar la celebración al primer fin de semana del mes. Así es que el encuentro se realizará el 5 de noviembre, de 11 a 16 en el local de calle Moreno 945 en la Ciudad de Buenos Aires.

En diálogo con Tiempo, Walter Isaías de la Cooperativa de Comunicación Huvaiti, una de las organizadoras del evento junto a Alimentos Cooperativos, contó que buscan generar un espacio de encuentro entre productores y consumidores de productos de la economía social, solidaria y popular.

“La actividad tiene que ver con degustación de yerba, van a venir algunos productores y muchos de nuestros consumidores, le pedimos a la gente que lleve su mate todavía por el Covid pero nosotros le damos la yerba. Vamos a hacer una reseñas explicativas de cada una, tenemos mucha variedad como la grapia milenaria ya que es uno de los rubros más dinámicos dentro del sector, uno de los que más se comecializa”, expresó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Contó que la degustación será acompañada de bizcochitos, tostadas, alfajores y otros productos del almacén: “Todos los productos son hechos por cooperativas o pequeños productores de la agricultura familiar, tenemos más de cientos de productores y organizaciones a las que les compramos estos productos”.

Si bien el festival se realizará en el barrio de Monserrat, Alimentos Cooperativos también tiene locales en Palermo, Villa Ortúzar, Devoto y un galpón de acopio de materias primas en San Martín. Se trata de una red nacional de productores que tiene, también, almacenes en Mendoza, La Rioja, Catamarca y Jujuy.

Un espacio para desmitificar el proceso productivo del mate

“El Festival se trata de acercarnos a la comunidad, nuestro rol como cooperativa es vincular la comunicación y la economía social, solidaria y popular no solo con redes sociales o con publicaciones sino con encuentros presenciales donde la gente se vincule, se articulen experiencias entre productores y consumidores para darle una dimensión diferente al almacén y al hecho del consumo”, afirmó Isaías.

De esta manera, las y los productores pueden contar a quienes consumen los productos cómo es el proceso productivo. “La industria alimenticia, en general, esconde los procesos de producción porque tienen muchos conservantes, muchos químicos y en cambio, los productos cooperativos tienen bajos niveles de conservantes, en algunos casos no los tienen, son agroecológicos”, remarcó. El encuentro, entonces, es una forma de develar cómo se trabaja y se producen los alimentos “que meten adentro de su cuerpo” los consumidores y sus familias.