La Armada argentina solo recibió el miércoles 22 la información sobre una anomalía sonora atribuida a una explosión en el submarino ARA San Juan, que permanece perdido desde hace ocho días, dijo el jueves en rueda de prensa el portavoz de la fuerza, Enrique Balbi.

«Ha trascendido que la Armada tenía información antes de ayer de anomalías acústicas; volvemos a ratificar que se recibió ayer miércoles por la tarde», dijo Balbi.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El portavoz sostuvo que “si se hubiera contado con esa información con anterioridad se hubiera dedicado todo el esfuerzo en esa zona (donde se registró la explosión) desde el primer momento”.

EEUU reportó el miércoles haber captado un sonido el día 15 posiblemente correspondiente con una explosión en la misma área desde donde el submarino envió su última comunicación esa misma jornada por la mañana.

Este jueves, Buenos Aires recibió un informe confirmatorio de la Organización del Tratado para la Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE) sobre un evento sonoro que se registró el miércoles 15, que se consideró consistente con una explosión y cuya ubicación fue coincidente con el reporte indicado por EEUU.

“Se ratifica (el reporte de la explosión) con el segundo informe que recibimos hoy (jueves) por la mañana, confirmando el hecho por el embajador de Argentina en Austria”, sede de la OTPCE, dijo Balbi.

 “No descartamos nada porque hay que encontrar el submarino”, dijo Balbi.

Balbi sostuvo que “hasta que no tengamos evidencia de dónde está, no podemos llegar a una conclusión; por algo continuamos la búsqueda en otras áreas”, además de los operativos prioritarios en la zona donde se registró esa explosión, reportada inicialmente el miércoles por EEUU.

El marino dijo a la prensa que el  “trabajo es en equipo, sincrónico y sin pausa, y con la más alta colaboración entre el Ministerio de Defensa y Armada argentina, con comunicaciones en tiempo y forma”.

Acerca de rumores sobre el retraso en iniciar la búsqueda, “aclaramos que se cumplió el plan de búsqueda y rescate en tiempo y forma”, dijo.

El 15 de noviembre por la mañana, la nave señaló su última posición a 430 kilómetros del punto más cercano de la costa de la Península Valdés, frente al sureste de Argentina, cuando navegaba en aguas del Atlántico desde la ciudad austral de Ushuaia a su apostadero habitual en la Base Naval de Mar del Plata (este).

“Cumplidas las 36 horas hasta una nueva comunicación que no se pudo concretar, empezó la fase de búsqueda siguiendo el protocolo interno, homologado por normas internacionales y el viernes (17), concluidas las 24 horas de búsqueda se declaró el plan de búsqueda y rescate”, detalló Balbi.

El militar sostuvo que la “prioridad es el respeto y la contención de los familiares de nuestros 44 tripulantes, una mujer y 43 hombres de la familia naval”.

La búsqueda del submarino argentino ARA San Juan, perdido desde el 15 de este mes, se mantiene de manera prioritaria en la zona de la que provino un sonido de explosión, pero también se sigue buscando en otros sectores del Atlántico Sur, dijo el jueves en conferencia de prensa el portavoz de la Armada, Enrique Balbi.

“La cantidad de buques en el área de búsqueda: seis nacionales y extranjeros que realizan barrido de fondo (…) también se cumplió hoy el plan de vuelo con tres aeronaves que se van relevando en el área, uno de la Fuerza Aérea de Brasil, uno de EUU y un Hércules de las Fuerza Aérea argentina”, dijo el marino.

Además, en otra área cercana “trabajan tres destructores y una corbeta con sensores, sonar y teléfono ‘subacqua’”, detalló.

Mientras, otros nueve buques y aeronaves están realizando rastreos en otros sectores de un escenario de búsqueda más amplio en el Atlántico Sur, indicó Balbi.

«Queremos solicitar colaboración a los medios: mayor precisión de la información; circulan apreciaciones sin la debida rigurosidad, lo que afecta directamente a las familias de los 44 tripulantes que viven una situación de estrés agudo», dijo Balbi.

La Armada «tiene información totalmente documentada y disponible de todas las actuaciones para cuando se requiera; y sobre el mantenimiento (del sumergible), ninguna unidad naval o aeronaval zarpa o decola si no está en condiciones de hacerlo con seguridad», subrayó el portavoz.