La Plaza Arenales del barrio de Devoto es un punto de encuentro de miles de personas que, a diario, disfrutan del aire libre. A dos cuadras de ese lugar, se encuentra el emblemático Palacio Ceci, construido en 1913 por el ingeniero Alfredo Ceci, quien vivió en ese edificio junto a su familia por casi 25 años. Hoy en ese lugar funciona la Escuela Especial N° 28, Profesor Bartolomé Ayrolo, donde asisten estudiantes con discapacidad auditiva y que reciben una formación integral. La comunidad educativa de esta escuela siempre mantuvo con fondos propios la infraestructura del palacio y cuando le pidió al gobierno porteño que se haga cargo de los gastos, éste comenzó un proceso de vaciamiento de todo el edificio con un objetivo: convertir al lugar en parte del Distrito del Vino.

El rechazo fue tomando fuerza y la comunidad educativa se organizó para resistir la entrega del Palacio. Este miércoles se movilizaron y consiguieron su objetivo: Que el gobierno de la Ciudad no se quede con el edificio ubicado en Av. Lincoln al 4300.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Seguramente la movilización de esta jornada, en defensa de la educación pública, será recordada como una de las más contundentes; como ocurrió con la resistencia a la UniCABA o las manifestaciones que se oponían al cierre de los secundarios nocturnos. En esta ocasión como en otras tantas, la comunidad educativa resistió y no entregó las llaves del Palacio a las autoridades del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Tanto Lucia Feced Abal, Subsecretaria de Coordinación pedagógica y equidad educativa porteña, como el subsecretario de bienes del Estado de la Ciudad, se fueron con las manos vacías.

Durante un encuentro acordaron iniciar una «mesa de trabajo con el Ministerio de Educación porteño» para evaluar el proyecto de remodelación del Palacio. El entendimiento se definió  durante una reunión dentro de la escuela, con la presencia de legisladoras y legisladores del Frente de Todos y de la Izquierda, junto a representantes de los gremios docentes de Unión de trabajadores de la educación (UTE) y de la Asociación docente de la Ciudad de Buenos Aires (Ademys).

“Una vez más Larreta pone los bienes del Estado al servicio del mercado, pero esta vez no pudo y junto a la comunidad educativa vamos a seguir resistiendo”, señala a Tiempo el Secretario de Educación Especial de UTE, Jorge Godoy. “Todas nuestras fuerzas están en cada comunidad educativa que lucha, es por eso que vamos a seguir defendiendo este espacio que constituye históricamente a la comunidad sorda”, agrega.

Durante el encuentro que llevaron adelante funcionarios de Larreta junto a referentes políticos y educativos de la Ciudad, la subsecretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa local, reconoció que «el Palacio requiere restauración y eso se va a hacer con personal especializado» y estimó que la obra tendrá una duración de alrededor de dos años.

“Logramos que la Ciudad no se quede con nuestro edificio”, manifestó a Tiempo Patricia Falconi, mamá de un ex estudiante de la escuela. Ahpi vemos como los funcionarios se fueron del edificio con mucho miedo pensando que la comunidad educativa los iba a agredir, pero ellos no se dan cuenta que están hablando con miembros de una escuela que nos enseñó ante todo respeto”, agrega emocionada Patricia y remata: “Las llaves no se van a entregar y logramos conformar una mesa de trabajo”. Maestras y maestros, como estudiantes y familias de la escuela Ayrolo, se enteraron de que el gobierno porteño quería sacarles el palacio, por un tuit de la Ministra de Cultura y Turismo de Mendoza, Nora Vicario, que luego tuvo que borrar: «La ministra visitó el Palacio Ceci, futura Casa del Vino en el Distrito del Vino en CABA. Un espacio y vidriera para mostrar las bodegas y experiencias ecoturísticas de Mendoza”, decía el mensaje publicado en sus redes sociales y que alertó a la comunidad educativa porteña.

Tuit de la ministra de Cultura de Mendoza que luego fue borrado

“Hoy le pusimos un freno a ese pensamiento mercantil del gobierno porteño, que todo lo hace negocio y lo transforma en un intercambio comercial y económico. Para que no avance sobre nuestras escuelas, sobre ésta y sobre ninguna, sobre el Indira Gandhi tampoco, que quieren vender el terreno para hacer un polo cervecero y sacan a los chicos en una escuela hermosa”, expresó frente al micrófono la titular del gremio docente UTE, Angélica Graciano. “No podemos permitir que el patrimonio de las argentinos y de la ciudad de Buenos Aires, qué es la escuela pública, sea parte de los negocios del jefe de gobierno y del club del vino y de todos los empresarios”, agrega.

Por su parte, la legisladora Maru Bielli, que será designada como vicepresidenta de la comisión de educación de la legislatura porteña, reconoció el compromiso de la comunidad educativa: “Nada bueno sucede en esta ciudad si no es por la lucha de toda la comunidad educativa. Lo de hoy ha sido un paso muy importante, porque hace cuatro días esto era impensado, realmente ya estaba la decisión tomada por parte de Horacio Rodríguez Larreta. Pero este despliegue tan importante los ha hecho retroceder. Considero que hay que seguir muy de cerca los pasos de aquellos que tienen que tomar definiciones en la Ciudad de Buenos Aires”.

De la jornada participaron además, cooperadoras de las diferentes comunidades educativas y representantes de diferentes sectores de la sociedad que vinieron a brindar su apoyo. “Esta jornada fue impresionante, toda la comunidad educativa de sordos de Argentina apoyando a las familias de la escuela para que Larreta no se quede con el Palacio. Ex alumnos de hace mucho tiempo que se acercaron a poner el cuerpo, es realmente muy conmovedor”, describe a Tiempo María Isabel Grau, integrante del gremio docente Ademys. “Por ahora se logró que el gobierno de la Ciudad respete el uso que se le iba a dar al Palacio Ceci, y que está vinculado a tareas pedagógicas de la escuela, pero también para que se convierta en un museo histórico de la educación de sordos en la Argentina”, termina.

Amparo legal de la comunidad educativa

Si bien la comunidad educativa frenó la toma del edificio por parte de Larreta, sus integrantes no cree en la palabra del gobierno de la Ciudad, y es por eso que judicializarán este tema para frenar definitivamente la intención del jefe de gobierno porteño. “Las autoridades del gobierno que participaron este miércoles de la reunión, quieren que creamos que con una mesa de trabajo van a dar marcha atrás todo esto. Como no creemos eso porque la Ciudad cometió muchísimas ilegalidades, dado que el Palacio Ceci tiene un destino educativo asignado para educación, es por eso que se va a avanzar en una acción judicial”, detalla a Tiempo el abogado y presidente del observatorio del Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo. Al mismo tiempo, se está pensando en la presentación de un proyecto, “para que la protección no sea solamente edilicia sino por el valor intangible que tiene el palacio Ceci por ser un espacio de esta escuela”, agrega.