El sábado 5 de septiembre a partir de las 18 se realizará el Festival “El Club del D7”, un encuentro virtual para disfrutar de la cultura autogestiva de Rosario.

Esta propuesta nace como una salida colectiva en tiempos de crisis, apostando a potenciar la escena y poniendo en valor la producción local rosarina. Por tanto, el line-up será 100% rosarino e incluirá a artistas musicales, poetas, drag queens, humoristas, bailarines.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En pos de respetar los protocolos vigentes y potenciar diferentes espacios autogestivos de la ciudad, el festival “El Club del D7” se desarrollará en 7 escenarios: Audio Buró Estudio, Bocha Helados, Hevalê, Bon Scott Bar, La Libre, Oliva Libros y Distrito Siete.

El Festival será transmitido en vivo y en directo por el Canal de YouTube de Distrito Siete y FM 103.3 – Radio Universidad de Rosario.

El acceso será libre y gratuito, pero se podrán adquirir entradas para colaborar con el trabajo de artistas, técnicos, gestores y espacios culturales entrando en https://linktr.ee/Distrito7.

El mismo sábado 5 de septiembre, distintos espacios gastronómicos de la ciudad se sumarán con comidas a precios promocionales, de manera de generar una propuesta integral y que todas las personas puedan disfrutar de los shows desde la comodidad de su hogar.

La conducción estará a cargo de Tatiana Delacour y Madame Lucerx, divas drags rosarinas y referentes militantes por la diversidad sexual. Habrá clases de baile y una entrevista a los youtubers e influencers Lichi y Dani.

La parte musical contará con la participación de Amor Underground, Dani Pérez + Sofi Maiorana, Gladyson Panther, Homero Chiavarino, Juan Iriarte, La Esencia, La Perilla, Maia Basso, Perro Fantasma y DJ Wayra.

En tanto, habrá lecturas de Beatriz Vignoli, Daiana Henderson, Gordura Estruendosa, Julia Enríquez, Orgullosa Itinerante, Rocío Muñoz Vergara y Tomás Boasso.

Distrito Siete es un espacio cultural autogestivo de la ciudad de Rosario. Nace de la unión del Movimiento Giros con Mano a Mano, un espacio que necesitaba reinventarse para seguir en pie. Los integrantes de la cooperativa cultural Distrito Siete dependen de los recursos que generan día a día a partir de su trabajo, sin ningún respaldo económico más que sus herramientas creativas y su capacidad de reinventarse.