Son unos 300 profesionales que el martes realizaron el primer paro total de actividades en el Policlínico docente en reclamo de la reapertura de las paritarias salariales.

Los profesionales de la salud, enrolados en los sindicatos privados AMAP y FEMECA, consideran contradictoria la negativa del directorio de la Obra Social a otorgar un aumento superior al 15% acordado en marzo del que apenas percibieron un 8% en lo que va del año cuando los sindicatos docentes que la controlan pugnan, con paros y movilizaciones, por una paritaria superior al 30% que les ofrecieron.

Los representantes aseguran que la inflación será superior al 38% y, por ese motivo, exigen una recomposición acorde. Los médicos informaron que la medida implicó la suspensión de todas las cirugías programadas para ese día así como la atención en los consultorios externos que atienden diariamente un centenar de docentes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Antonio Di Nanno, secretario gremial de AMAP, en diálogo con Tiempo, señaló que “la medida de fuerza fue exitosa y tuvo un acatamiento importante. Es la consecuencia de una situación muy compleja. Los directivos de la Obra Social habían comprometido un 15% con la pauta salarial del gobierno de entonces que se cumplió a medias. Las dificultades financieras que aducen plantean que no se sabe si cumplirán con lo acordado y mucho menos la posibilidad de una reapertura.”.

Con todo, el dirigente explicó que “luego de muchas conversaciones, comenzamos con medidas de asambleas y llegamos a un paro con concentración en la puerta. Entendemos las dificultades financieras de la entidad por las deudas que tienen las provincias con ellos, pero somos trabajadores y es un problema que deben resolver ellos. Nosotros ponemos en riesgo nuestra salud. No nos quedó otro remedio.”.

Consultado sobre si la cerrada actitud del directorio era contradictoria con el carácter sindical de la entidad señaló: “No es contradictorio de parte de ellos. El sector privado está en una situación muy peligrosa. La semana pasada cerró una clínica privada muy importante en Lanús y la situación del Policlínico docente es muy complicada. A nosotros no nos queda remedio porque representamos a los trabajadores. No tenemos otra opción.”.