En momentos en el que Argentina mantiene restricciones al ingreso de ciudadanos provenientes de ciertos países, sobre todo en los que circulan las peores cepas del COVID – 19, se conoce que al día de hoy hay 113 países que si bien tienen abiertas sus fronteras cuentan con limitaciones para poder ingresar; en tanto, hay 101 que mantienen sus puertas cerradas.

La información se desglosa de informes difundidos por organismos vinculados al turismo internacional, plataformas de agencias de viajes y los propios datos oficiales de los diferentes gobiernos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Argentina se encuentra entre los países que tienen abiertas sus fronteras con restricciones. Por ejemplo, los interesados en viajar a estos lugares deben cumplir con requisitos tales como contar con vacunación completa; el resultado negativo de una prueba PCR o de antígenos de COVID-19; o someterse a una cuarentena a su llegada.

En tanto, hay 101 países con sus fronteras cerradas que solo pueden ingresar sus propios ciudadanos, los residentes que regresan a sus domicilios o por razones de excepción.

Entre otros datos que manejan estas instituciones que durante el primer trimestre de 2021 hubo un 83% menos de arribos turísticos, al haberse mantenido de forma generalizada las restricciones a los viajes. No obstante, el Índice de Confianza de la OMT da señales de un lento repunte de la confianza.

Entre enero y marzo de 2021, los destinos del mundo recibieron 180 millones menos de llegadas de turistas internacionales en comparación con el primer trimestre del pasado año, según la Organización Mundial del Turismo, organismo especializado de las Naciones Unidas. Esto se debió al impacto de las medidas dispuestas por los gobiernos nacionales y a los temores a viajar de los turistas por los contagios.

En líneas generales, para la Unión Europea, los viajeros que provengan de Japón, China, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Israel, Corea del Sur, Tailandia y Ruanda son “seguros”, siempre y cuando sus viajeros estén vacunados contra el coronavirus.

Sin embargo, hay algunos casos particulares como España que resolvió que aquellos ciudadanos que quieran ingresar desde el Reino Unido deberán presentar un PCR negativo o vacunación completa. Alemania, en tanto, restringirá las llegadas de Portugal y Rusia por el repunte de la variante delta del coronavirus. Solo podrán ingresar de esos lugares, aquellos que tengan nacionalidad alemana o permiso de residencia e independientemente de que estén plenamente inmunizados o presenten un test negativo, deberán quedar en cuarentena durante catorce días.

Nueva Zelanda suspendió desde el sábado por tres días la «burbuja aérea» que permitía los vuelos sin necesidad de cuarentena con Australia, después de que este país registrara varios focos de coronavirus.

El gobierno de Israel decidió posponer la entrada de turistas vacunados al país hasta el 1 de agosto debido a la detección de la variante india Delta e impondrá restricciones a quienes viajen a países considerados «puntos calientes» como Rusia, India, Sudáfrica, México, Brasil y Argentina.

Desde hace una semana Bélgica prohíbe la entrada de viajeros que no sean ciudadanos de países de la Unión Europea desde Reino Unido y desde otros Estados como Bolivia, Paraguay, Chile, Uruguay, Colombia, Argentina, Perú, Bosuana, la República Democrática del Congo, Jordania, Catar, Nepal, Trinidad y Tobago, Bangladés, Uganda, Zimbabue, Esuatini (Suazilandia), Lesoto, Namibia, Mozambique, Surinam y Pakistán.

Este mes, el Reino Unido abría sus fronteras a doce países seguros, pero a las pocas semanas, dio marcha atrás por el crecimiento de la variante Delta y desde entonces, no solo no amplió esa lista de países, sino que además sacó a Portugal y a España.

La ciudad australiana de Sydney cerró sus fronteras, afectando a alrededor de 5 millones de habitantes, tras la detección de más de 80 casos relacionados con la tripulación de un vuelo internacional.

Portugal agregó a Reino Unido a la lista de países que deberán cumplir cuarentena para entrar al país. La misma ya estaba integrada por Sudáfrica, Brasil, India y Nepal y menciona el aislamiento desde 14 días, en casa o en un lugar indicado por las autoridades sanitarias.

China mantiene la suspensión de entrada de ciudadanos extranjeros sin permiso de residencia; mientras que Japón recomienda no realizar viajes innecesarios o no urgentes. Se prohíbe la entrada a los no japoneses, salvo los residentes o personas que sean considerados como casos humanitarios excepcionales.

Formalmente, Tailandia sigue con las fronteras cerradas, pero los viajeros que deseen llegar pueden hacerlo únicamente por avión, con un permiso de entrada expedido por la embajada. Además, deberán tener PCR negativa, un seguro médico y cumplir una cuarentena de 14 días en hoteles oficialmente autorizados, aunque estén vacunados.

Francia solo permite la entrada de viajeros procedentes de países de la UE y de un número limitado de terceros países autorizados. Los que lleguen de Australia, Israel, Japón, Nueva Zelanda, Singapur, Corea del Sur o el Reino Unido deben presentar su prueba de PCR, su declaración jurada y autoaislarse durante 7 días.  El resto de los países, no pueden viajar a Francia a menos que tengan una exención.

Grecia tiene sus fronteras abiertas. Todos los turistas mayores de 5 años deben tener una prueba de PCR negativa para entrar. Los viajeros con un certificado de vacunación de hace al menos 14 días están exentos y solo se aceptan las vacunas aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento.

Los pasajeros que lleguen por vía aérea a Estados Unidos deberán tener un test negativo de COVID-19, independientemente de estar vacunados. Lo mismo ocurre con el comprobante de una prueba viral reciente con resultado positivo y una carta del proveedor de atención médica o de un funcionario de salud pública en la que se indique que se está autorizado a viajar.

México aconseja limitar los viajes a los estrictamente necesarios. Si bien no existen restricciones para entrar, la declaración de emergencia sanitaria en el país -con un semáforo rojo (situación crítica) en varias entidades federativas- ha supuesto la introducción de medidas de prevención y restrictivas (cierre de hoteles, restaurantes, lugares de ocio, y limitaciones a la circulación en algunas carreteras y ciudades), que varían según los estados.

Chile mantendrá cerradas las fronteras hasta fin de este mes y solo pueden ingresar los residentes o viajeros esenciales; a Brasil se puede ingresar con un test de PCR negativo 72hs antes y podría ser requerida la cuarentena, de acuerdo al destino y momento del viaje, además de completar el certificado digital que solicita cada país; y los viajeros que quieran ir a Ecuador pueden entrar en avión, aunque hay vuelos internacionales limitados.

Suiza abrirá las fronteras a los turistas que estén vacunados y suprimirá el requisito de cuarentena a los viajeros que lleguen e incluso, no habrá necesidad de presentar prueba negativa o certificado de vacunación, un requisito que, sin embargo, sí que será necesario para los ciudadanos que procedan de los países incluidos en la lista de riesgo.

Bolivia abrió de nuevo las fronteras a vuelos comerciales. Los viajeros desde Argentina deben presentar el resultado negativo de una prueba RT-PCR (NAAT) realizada 168 horas antes de entrar a Bolivia y deberán guardar una cuarentena de 10 días a su llegada a Bolivia.

Las fronteras de Uruguay continúan cerradas a los no residentes, salvo excepciones por motivos diplomáticos, personales o económico-laborales, con autorización expresa del Ejecutivo. Por otro lado, deben tener un seguro de salud y viaje en vigor durante la estancia, así como rellenar una declaración de salud antes de llegar.