La Ley 7722, en Mendoza, es conocida como la norma “guardiana del agua”. Sancionada en 2007, fue defendida con una pueblada en 2019 cuando se intentó –sin éxito- modificarla. Asambleas y organizaciones ambientalistas volvieron a movilizarse este martes con esa ley como bandera, en un contexto que los pone en estado de alerta. Sobre todo porque desde el sur de la provincia, en Malargüe, se prepara un intento de zonificación que implicaría excepciones a la legislación actual.

El punto de protesta esta vez fue frente al Hotel Hyatt, en la capital mendocina, donde tenía lugar un encuentro de referentes de la metalmecánica y la minería, organizado por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet), la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros (CAMEm) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). Allí tenía cita también el intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, impulsor de un proyecto que exima a su distrito de cumplir con la 7722.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Funcionarios de Rodolfo Suarez (gobernador de Mendoza) juran que no lo conocen y algunos de sus propios asesores en el Sur dicen que lo tiene bajo ‘siete llaves’”, dijo el diario mendocino UNO sobre la iniciativa de Ojeda. A nivel local, preocupa que sea una réplica del intento de zonificación en Chubut, frenado a fuerza de movilización popular (y represión).

“Le dicen ley ‘anti minera’, pero es de protección del agua. Establece en qué distancia de las nacientes y cauces se pueden hacer actividades contaminantes y establece sustancias contaminantes y cantidades. La excepción puede ser terrible. Puede abrir a todo lo que es la megaminería”, plantea Gabriel Jofré, werkén (vocero) de Malalweche, comunidad mapuche del sur mendocino. “Es una copia del modelo que se intentó usar en Chubut de zonificación. Hace un año y medio vienen intentando avanzar con una ordenanza municipal, que es parte de un proceso provincial de ordenamiento. Hoy la ordenanza está en comisiones y si no sale ese plan no puede avanzar la zonificación”, detalla sobre el proyecto del Ejecutivo local.

Jofré cuenta que en Malargüe hay mucho miedo a movilizarse por cuestiones ambientales (y otras) y que hay convocatorias en sentido contrario. “Ahora convocan a los malargüinos a hacer una caravana a Casa Rosada para pedir que avance la minería. Los libertarios se instalaron acá también. Parte de los partidos tradicionales se fueron con (Javier) Milei y convocan a un corte indefinido por la obra Portezuelos. No es algo masivo, pero tienen poder de lobby”.

En línea con las iniciativas pro mineras avanza la resistencia de las Asambleas en Defensa del Agua, convocadas esta mañana frente al Hyatt. “El intendente de Malargüe, junto con otros funcionarios y empresarios metalúrgicos y de las cámaras mineras, quieren ver cuál es la estrategia para tratar de llevar adelante el proyecto minero en la provincia y contar con el apoyo de la población. Pensamos que va a ser imposible”, define el médico Guillermo Martínez Agüero, miembro de la Asamblea Popular por el Agua de Mendoza.

“En Mendoza hemos defendido la Ley 7722 en forma muy intensa desde hace 15 años. Desde que se sancionó quisieron modificarla o derogarla para poder llevar adelante emprendimientos pro-mineros. Nuestra resistencia es a que no se modifique en ningún departamento la 7722 y que quede la ley intacta. Porque es la forma de defender el agua en Mendoza, una provincia árida, que atraviesa una gran crisis hídrica producto de escases de nevadas y lluvias”, remarca.

Desde la puerta del Hyatt, la Asamblea Maipucina por el Agua denunció: “La Policía no deja que nos acerquemos al Hotel ni que despleguemos las banderas en defensa de la 7722 y del agua, pero sí permite que la UOCRA corte la calle y proteja a empresarios y funcionarios”.

El reclamo se concentró en la capital mendocina. Desde Malargue, Jofré describe cuán difícil es protestar allí: “Cuando somos 15 o 20 en la plaza nos cae la movilización minera. Es gente de los sindicatos. No es tan fácil movilizarte. Vienen las patotas. No hay discusión posible. Vemos que van a avanzar y vamos a empezar a movilizar, creemos que va a ser para largo. Ellos vienen con todo el aparato”.