Ecologistas de fuste internacional, autoridades religiosas y académicos de distintas especialidades advirtieron que Argentina debe debatir sobre si la “expansión de la frontera sojera” y la “megaminería son la punta de lanza del exterminio en cámara lenta”.Fue durante los seminarios preparatorios para la 22ª Conferencia de las Partes (COP 22) de Naciones Unidas sobre el cambio climático, a celebrarse en Marruecos en noviembre próximo.

En esa línea, los especialistas alertaron sobre “el incremento de los desplazados ambientales”, entre los que se encuentran mayormente “las comunidades indígenas”, y reclamaron la “urgente implementación de políticas contra la deforestación y la extracción de recursos no renovables”, a la vez que recomendaron “reorientar” esa última actividad económica “primaria” hacia la generación de la obtención “de recursos limpios” que produzcan “puestos de trabajo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al mismo tiempo, manifestaron su preocupación por la “lentitud” del Gobierno para revertir las causas de la contaminación, aunque destacaron la creación del Gabinete Nacional de Cambio Climático.

“La expansión de la frontera sojera y la megaminería en el país son hoy la punta de lanza del exterminio en cámara lenta de la Argentina moderna”, puntualizó el ambientalista Oscar Soria, negociador y representante de la sociedad civil en múltiples cumbres internacionales sobre asuntos humanitarios y ecológicos.

El especialista argentino, quien a nivel local asesoró a entidades católicas sobre medio ambiente y derechos humanos, y a escala internacional trabajó para las ONG Greenpeace y WWF, agregó: “Si la historia señala a Julio Argentino Roca como el símbolo del Estado nacional avanzando sobre los pueblos originarios, la Argentina del siglo XXI tendrá como íconos a varias corporaciones extranjeras enseñoreándose de los bienes ambientales y destruyendo culturas ancestrales”.

A su turno, el lingüista inglés Nicolás Drayson, obispo diocesano de la Iglesia Anglicana, que trabaja con aborígenes en Formosa, Salta y otras cinco provincias del país, indicó: “En el norte argentino, vivimos grandes problemas de deforestación y megaminería, que están afectando sobre todo a la población indígena. Eso no solamente afecta a los que viven ahí sino que también contribuye al calentamiento global”.

“Por mucho que el Gobierno está tomando unas decisiones muy buenas acerca de la política del cambio climático, la práctica de querer extender la frontera agrícola con el tema de la soja implica una destrucción de la naturaleza”, finalizó.

Soria, em cambio, pidó tomar en cuenta “el incremento de los desplazados ambientales”, por lo que demandó a la administración nacional la “urgente implementación de políticas contra la deforestación y la extracción de recursos no renovables”, tras sostener que le “preocupa la lentitud” del Gobierno “en estos frentes”.

“Si Argentina se jacta hoy de haber vuelto a la escena internacional, tiene la obligación de hacer cumplir lo firmado en los foros globales. Lamentablemente, las corporaciones avanzan hoy sobre los territorios de las comunidades originarias, ignorando el convenio 19 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “, enfatizó.

En ese sentido, el director general de la Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro, el antropólogo Luis Liberman, dijo: “No nos podemos dar el lujo de atender el cambio climático con medidas paliativas, tenemos que atacar las causas que lo genera y evitar que haya un refugiado que tenga que huir de su lugar de origen en búsqueda de un destino”.

Liberman, además, recomendó “reorientar la extracción de recursos no renovables”, con el fin de transformar esa actividad económica “primaria” en la generación “de recursos limpios” que produzcan “puestos de trabajo”. Por último, destacó la creación por parte del Gobierno del Gabinete Nacional de Cambio Climático.

La Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro es una iniciativa de la Fundación Panamericana para el Desarrollo Integral de Altos Estudios, acompañada por la Fundación para los Estudios Internacionales (FUNPEI), el Instituto del Diálogo Interreligioso, la asociación civil Miserando, la Universidad Nacional de Villa María y la Universidad Nacional de Rosario (UNR), y constituye una red de instituciones públicas y privadas junto a otras universidades nacionales y extranjeras, además de organizaciones sindicales. Para mas información, www.encuentromundi.org.