Hablamos con el Sr. Gustavo Albónico por teléfono. Nuestrxs hijxs concurren a la Escuela 10 D.E 9 Manuel Laínez, de Belgrano –CABA-. En este establecimiento, el Sr. Albónico ejerce como Vicedirector.

También podés leer: La movilización de una comunidad educativa frenó la designación de un director que hacía “apología de la violencia”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A la mañana, nos enteramos de lo sucedido, a partir de una nota del diario de Página 12, donde mostraba interacciones de este Señor en publicaciones violentas, misóginas y machistas, realizadas en redes sociales.

En una publicación que a Albónico “le gusta”, piden que “Abran las escuelas”: con una foto de la ex ESMA. En otra, aparece una bala, y a Albónico también le gustaría que sea un chip para implantar en la cabeza de los delincuentes. A Albónico le parece que “los culos no tienen dueño”, y también, le parece necesario “Desmantelar y pulverizar el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad”.

Mandamos mail a la escuela. No demoran en llamar, su directora, primero. “Mami tranquila, en este colegio tenemos personas excelentes. Todo lo que leyó es mentira”, me dice. Pero cuando se pregunta si las publicaciones que compartió su vicedirector – el vicedirector de la escuela que concurren muchxs niñxs –responde “Ah, eso no se lo puedo asegurar. Pero él es una excelente persona”. E inmediatamente invita a que se hable directamente con el Sr. Albónico.

Atiende, nos cuenta su curriculum. Dice que todo tiene que ver con una movida política; que él y su familia están mal. Intenta justificarse diciendo que fueron “chistes” a los que sumó un like, o un RT. Pero nada más. Y, se compara con un dermatólogo.

“Cuando uno va a un dermatólogo, no se fija qué es lo que publica en las redes. Sólo si es buen profesional o no; no lo que piensa”; dice y sigue justificándose con su postura en relación al Gobierno y a la justicia de este país.

Pero Albónico no es un dermatólogo, Albónico no se dedica a tratar enfermedades de la piel. Albónico es un educador, es vicedirectr de una escuela pública. Es quien tiene, también, la formación – y contención- de miles de niños y niñas.

Tal vez tenga razón él, y, en estos casos, lo mejor sea mejor llevarlos a dermatólogo que a una escuela que defiendan semejantes aberraciones.

La semana pasada Gustavo Albónico iba a ser nombrado como director de la Escuela Manuel Dorrego (N°6 D.E.10), pero las familias lograron impedirlo; y renunció antes de asumir como tal.

Al enterarnos de la situación, las familias de la Escuela Manuel Laínez (N°10 D.E 9) decidimos acercarnos de diversas maneras a las autoridades para que nos expliquen la situación. El vicedirector Albónico, en más de una oportunidad – y con más de un padre y/ o madre – sostuvo que su único error fue publicar “lo que piensa” en las redes sociales. Además, repudió que “lo hayan querido investigar”. Es decir, que el vicedirector de la escuela Manuel Laínez, sigue sosteniendo su pensamiento.

Se viola el artículo 29 de la Convención de los Derechos del Niño

Resulta evidente que, a través de la educación, debemos ayudar a los niños y niñas a crecer como personas libres, con capacidad  crítica, exigiendo lo mejor que cada uno puede  aportar de sí  mismo a la sociedad, ayudando a formar su carácter y a que aprendan  a conducirse razonablemente a través de la interiorización de roles y valores morales y sociales. La educación potencia las  posibilidades que la naturaleza, la herencia o el entorno han ofrecido al niño o la niña. Nunca debe tratar de cambiarle según un patrón dado, sino  estimular en él o ella lo mejor de lo que lleva en sí mismo, encauzando y enriqueciendo su potencial.

Familias de la Comunidad Educativa  de la Escuela 10, Distrito Escolar 9