Es el segundo robo que sufre en tres meses la escuela que ocupa el edificio que está ubicado en El Salvador al 4000, entre Medrano y Acuña de Figueroa. En la anterior oportunidad le robaron 75 notebooks. «Esta es una zona muy peligrosa. En varias oportunidades le pedimos al ministerio de Educación que pongan mayor seguridad einstalen rejas en las aulas donde están las computadoras y nunca las pusieron», cuenta a Tiempo, Jonathan Raminger, papá de Gael de 1° A y de Emma, de salita amarilla del jardín de los poetas que se encuentra en el mismo edificio.

Cuando este lunes los trabajadores y trabajadoras, ingresaron a la Escuela N°9 DE N°2 Genaro Berón De Astrada, de Palermo, se encontraron con un panorama desolador: puertas rotas, la cocina violentada, alcohol derramado por los pisos y el gas con la llave abierta. Las pertenencias de los alumnos estaban desparramadas por todo el edificio. Se llevaron 150 computadoras, leche e indumentaria de quienes trabajan en el lugar. La escuela no cuenta con casera desde hace más de dos años, cuando se jubiló en 2020 quien cuidaba las instalaciones del lugar.

A la escuela asisten alrededor de 600 estudiantes, distribuidos en media jornada en el nivel inicial y jornada completa en primaria. «Somos todas familias trabajadoras que nos cuesta mucho conseguir lo que tenemos, y no es justo que los chicos estén pasando por esto. Una vez más se metieron con nuestros pibes y se les llevaron las computadoras. Necesitamos más seguridad en este lugar», agrega Raminger.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde la cooperadora advierten que son varias las preocupaciones de la comunidad educativa de esta escuela: «a nivel general lo que nos pasa se inscribe en el desfinanciamiento de la escuela pública en la Ciudad, ya que hay menos auxiliares, menos mantenimiento, la falta de caseras que cuando se jubilan no sé las reemplaza. Entonces las escuelas quedan vacías sin nadie que las cuide» explica Diego Martínez Madrid, actual tesorero de la cooperadora escolar. «En particular lo que nos preocupa es la reiteración del robo, porque a mediados de agosto nos robaron más de 70 computadoras y está vez 185 notebooks. Lo curioso es que reintegraron las computadoras que robaron en agosto hace unas semanas, y nos queda la duda de cuán enterados estaban los delincuentes de que había notebooks nuevas en la escuela», agrega Martínez.

A diferencia de la última vez que entraron a robar, cuando solamente se llevaron las computadoras sin ocasionar daños, en esta ocasión provocaron destrozos en varias aulas, en la cocina y otros espacios de la escuela: «El robo de leches, ropa de trabajadores, el haber tirado alcohol por el piso y dejar abierta la llave del gas, son cosas que demuestran que, más allá del robo tenían la intención de hacer daño», suma el tesorero de la cooperadora.

Desde la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Educación UTE-CTERA, emitieron un comunicado por este hecho dónde adelantaron que este martes acompañarán «a la comunidad educativa en el abrazo que realizará  8:15 en la puerta de la institución», al mismo tiempo que exigen al Ministerio el reemplazo de la casera, la reposición urgente de los materiales y la resolución del hecho».

Por su parte, la asociación docente Ademys, en diálogo con Tiempo, repudió estos hechos que «se reiteran en muchas escuelas y que llaman poderosamente la atención. ¿Cómo pueden ocurrir estos robos sistemáticos en decenas de escuelas de la Ciudad afectando a miles de niñes? Exigimos al Ministerio que se contrate la cantidad de caserxs necesarios ante las jubilaciones y que se garanticen las medidas de seguridad. Además, exigimos que se repongan de inmediato las computadoras y todo el material».