La conclusión exitosa de casi cuatro años de negociaciones de paz con la guerrilla de las FARC representa el final del dolor para los colombianos, dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en el mensaje en cadena en que anunció el acuerdo alcanzado en La Habana.

«Hoy comienza el fin del sufrimiento, el dolor y la tragedia de la guerra» en Colombia, resaltó el mandatario.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Santos habló desde su despacho apenas concluida la ceremonia en la que las delegaciones negociadoras del Gobierno y de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) firmaron en la capital cubana el acuerdo de paz definitivo.

«Hemos llegado a un acuerdo final, integral y definitivo para la terminación del conflicto y la construcción de una paz duradera», dice el comunicado conjunto 43, leído por Rodolfo Benítez, delegado de uno de los países garantes, Cuba.

Santos puso énfasis en que Colombia ya no será el país en el que las madres entierran a sus hijos y en el que los niños y los desvalidos caen en el fuego cruzado de una guerra que calificó de «absurda».

En adelante, resta que Santos envíe al Congreso el texto definitivo de los acuerdos y se convoque el plebiscito para refrendarlos.

Mediante este mecanismo, los colombianos podrán votar si respaldan o no los acuerdos a los que han llegado las delegaciones de paz, de manera tal que la insurgencia pueda desmovilizarse y dejar las armas para iniciar su reingreso a la vida civil como partido político.