Un grupo de legisladores peruanos presentó este jueves un pedido de destitución contra el presidente Pedro Castillo por una supuesta “incapacidad moral” para ejercer el cargo, maniobra parlamentaria conocida como “golpe blando“, que la oposición viene urdiendo desde el mismo día que asumió, hace apenas cuatro meses.

“Los congresistas de la República que suscriben proponemos la siguiente moción de orden del día por la cual formulamos pedido de vacancia del señor José Pedro Castillo Terrones en el cargo de presidente de la República por la causal de permanente incapacidad moral”, se indica en el documento dirigida a la Mesa Directiva del Parlamento y que se filtró en medios locales.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La propuesta la impulsa la congresista Patricia Chirinos, de Avanza País, y es apoyada por 28 congresistas de las bancadas derechistas Renovación Popular y Fuerza Popular, partido liderado por Keiko Fujimori, hija del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000) y quien fuera la contendiente de Castillo en las últimas elecciones que perdió en un ajustado balotaje.

En el documento se indica, citando al fallecido legislador Enrique Chirinos, que “la incapacidad moral es la falta de cualidades morales esenciales para el ejercicio del cargo, no tiene nada que ver con asuntos de Gobierno y Estado, que no son asuntos secretos sino públicos”, alegando que el presidente busca “beneficio propio o de amigos por el cargo que ocupa”.

En días anteriores, legisladores derechistas expusieron diversas razones para pedir la destitución por incapacidad moral del gobernante izquierdista que llegó al poder por el partido Perú Libre y que asumió hace apenas cuatro meses, el 28 de julio.

Estas razones van desde el anuncio del cierre de minas en el sur del país, el haber sostenido presuntas reuniones secretas en la sede del Ejecutivo, hasta la supuesta injerencia del expresidente Evo Morales (2006-2019) en la política local, recogieron las agencias de noticias Sputnik y Europa Press.

La presentación sería un primer paso para una eventual destitución de Castillo.

Para concretarla, se requiere el voto a favor de 52 congresistas para admitirlo a debate en el pleno, y luego 87 votos para aprobarlo y que se haga efectiva su salida, algo que padeció su antecesor Martín Vizcarra (2018-2020) pese a haber sido despojado del cargo con más del 60% de popularidad.

El Congreso consta de 130 representantes y es unicameral.

El martes pasado, Castillo criticó durante un acto en la región Huancavelica este enésimo intento de la oposición de desestabilizar su gestión, lamentando sus férreos esfuerzos para tumbar ” a un presidente electo por el pueblo”.

“Piden vacancia a una persona elegida por el pueblo cuando estamos fajándonos para darle gas a todos los peruanos. He pasado luchas cruentas y hoy que soy gobierno no retrocederé” prometió Castillo, que animó a los diputados a que pidan su destitución “ante el pueblo y no dentro de cuatro paredes”.